lunes , diciembre 11 2017
Inicio / Archivo / El fascismo y su llegada a Venezuela

El fascismo y su llegada a Venezuela

Venezuela enfrenta una ofensiva por parte de la derecha más reaccionaria, amparada por los imperialistas. El objetivo fascista es imponer una dictadura de derecha. Entendemos que el fascismo no es coyuntural, sino que es un instrumento que usa la burguesía más extremista para enfrentar el avance de los sectores populares cuando ya no puede ejercer su dominio con las formas tradicionales.

Esto sucede en Venezuela actualmente. Con el proceso bolivariano, las amplias masas han dejado a un lado a los partidos tradicionales de la burguesía, la cual no ha podido llegar al poder mediante elecciones y ante esto, los sectores más reaccionarios y conservadores, desde la banca, el comercio y la industria privada hasta la reacción medieval-feudal encarnada por la Iglesia Católica, tiemblan de pavor, ante el deseo del pueblo de avanzar al socialismo, modo de producción en el que ellos perderían los bienes que a lo largo de siglos han robado a los trabajadores y al pueblo, llegados a este momento la fracción más reaccionaria del capital expresa su faz abiertamente fascista, sin ocultar su racismo, xenofobia y misoginia.

Las últimas semanas, las fuerzas de choque de la derecha han implementado el terrorismo con carácter fascista muy bien organizado, dejando un saldo importante de víctimas. Es importante resaltar que estas fuerzas de choque cuentan con una importante participación de elementos lumpen de la sociedad, bandas organizadas de la delincuencia y paramilitares que colocan su arsenal al servicio de la ofensiva de la derecha, a cambio de financiamiento.

Para entender los hechos que suceden en Venezuela, consideramos oportuno esclarecer qué es el fascismo, cómo se manifiesta y las tareas de los revolucionarios para combatirlo.

¿CÓMO NACE Y CÓMO ACTÚA EL FASCISMO? 

El fascismo como todos los fenómenos sociales, no aparece de la nada, sino que por el contrario tiene un origen y unas condiciones que fermentan su nacimiento. El fascismo es un derivado del capitalismo en su etapa de crisis general, es decir, es una rama de la burguesía más extremista y radical.

Según Enver Hoxha: “la descomposición del imperialismo se ve claramente también en la intensificación y la profundización de la reacción en todos los terrenos, y particularmente en el político y social. La práctica demuestra que, cuando la burguesía monopolista ve que se agudiza la lucha de clases, arroja lejos las máscaras, negando a las masas trabajadoras incluso los escasos derechos que habían obtenido a precio de sangre. Una prueba de ellos son los regímenes y las dictaduras fascistas implantadas en muchos países del mundo”.

Cuando la burguesía no tiene capacidad de respuesta para frenar a las masas a través de los métodos tradicionales enmarcados en la legalidad burguesa, como medida extrema de frenar el empuje popular recurre al fascismo y su dictadura abierta que suprime las escasas libertades y desata un ajuste de cuentas terrorista contra la clase obrera y los elementos más avanzados de la sociedad que luchan por superar el dominio capitalista.

En Hungría las masas explotadas tomaron el Poder y se proclamó la República Soviética en 1919, como respuesta, la burguesía desató a los fascistas para que derrocaran el gobierno popular e instauraran el régimen Horthysta de corte fascista. Lo mismo podemos decir de ejemplos como Chile, donde el gobierno popular de Allende fue derrocado de manera violenta y se instauró el fascismo acaudillado por Pinochet. En España, la II República de corte popular fue derrocada por los nacionalistas liderados por Francisco Franco e instauraron uno de los gobiernos fascistas más bestiales de Europa.

De todo esto podemos deducir con certeza que el fascismo es descendiente directo de la burguesía, los gobiernos fascistas son en esencia el capitalismo puro, sin aditamentos, allí los métodos de explotación son elevados a la enésima potencia por los banqueros e industriales y las ganancias de las clases dominantes son fabulosas, puesto que los derechos laborales de los trabajadores están prohibidos. En muchos casos se implanta el esclavismo para que los capitalistas puedan obtener el 100% de la plusvalía de los trabajadores.

El gran pensador búlgaro Jorge Dimitrov decía a propósito: “la burguesía dominante busca cada vez más su salvación en el fascismo para llevar a cabo medidas excepcionales de expoliación contra los trabajadores (…) e impedir por medio de todo esto, la revolución.”

El aspecto en cuestión que es clave para entender este fenómeno, es el que hemos demostrado con estas líneas: el carácter de clase del fascismo. No tenemos dudas pues, a qué clase social pertenece y defiende el fascismo. “El fascismo en el poder… es la dictadura terrorista descarada de los elementos más reaccionarios, más chauvinistas y más imperialistas del capital financiero

EN VENEZUELA

En nuestro país, la oposición política al gobierno Bolivariano muestra más su verdadera cara y aparecen en ella elementos de fascismo muy claros que amenazan con eliminar (si llegan al poder) las libertades democráticas conquistadas en los últimos años por los trabajadores. Al mismo tiempo, presentan un discurso demagógico y una careta progresista para atraerse a los sectores de las clases bajas más desprevenidos, quienes, atormentados por la inseguridad, la crisis capitalista, el constante sabotaje económico de la burguesía nacional e internacional, creen en las propuestas engañosas de la extrema derecha.

PRENSA CORRIENTE DE JÓVENES ANTIFASCISTAS – MANYELI DURÁN

 

Los elementos de fascismo que se presentan cada vez más evidentes en los partidos políticos de la burguesía venezolana (producto de su descomposición progresiva) hacen que su táctica política sea similar a la utilizada por los nazis alemanes para ganarse las simpatías de los trabajadores y el pueblo. La adopción discursiva de las luchas de la izquierda, la utilización del discurso del Comandante Chávez y la utilización de propaganda con elementos patentados por el gobierno para pasar de contrabando el odio al socialismo y el desprecio a los sectores populares, nos deben hacer reflexionar sobre un posible gobierno de la derecha ¿Se mantendría como gobierno democrático o, por el contrario, abriría las puertas a la dictadura fascista?

Frente esta terrible coyuntura, los revolucionarios no debemos sentarnos a esperar qué sucede, la única garantía de triunfo frente a estas acciones es la unidad de los explotados y oprimidos, el trabajo conjunto de los revolucionarios de todos los sectores organizados, obreros, campesinos, estudiantes, mujeres, ecologistas orientados por una concepción ideológica y organizativa popular, avanzando hacia el aplastamiento de los fascistas mediante la instauración de un gobierno obrero- campesino y comunal. Es la única garantía de triunfo e incluso de resistencia y sobrevivencia de los revolucionarios ante la violenta arremetida de la derecha extrema. Unidad popular antifascista antiimperialista frente a un enemigo poderoso y agresivo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*