jueves , diciembre 14 2017
Inicio / Archivo / La ANC llegó ¿ahora qué?

La ANC llegó ¿ahora qué?

Las tradiciones venezolanas en materia de leyes datan desde la llegada de los españoles a nuestras tierras y la instalación de los gobiernos coloniales al servicio de la corona. Las primeras leyes impuestas fueron la de los cargamentos de materias primas, a la exportación y circulación en los mares, así que podemos decir que las leyes a Venezuela llegaron por el mar. Con la fundación de la compañía Guipuzcoana, aparecen las leyes de regulación e impuestos al café, el oro, el cacao, las sardinas etc., y se mercantiliza todo lo relacionado a los sectores de la producción en la capitanía general. El Tocuyo, Valencia y Caracas fueron las capitales donde se instalaron los edificios administrativos de las leyes. Al aparecer la Real Cedula, la iglesia forma parte activa en el gobierno y se crean las cortes del rey, donde se daba procedimiento a las leyes y se enjuiciaban o ejecutaban a quienes las rompían.

A todas estas, las leyes en aquel momento siempre estuvieron en favor de la clase feudal, nunca con los pobres. La primera ley patriota, fue el acta de independencia (1811), firmada por todos los representantes de las provincias de la capitanía para separarnos por vías legales de la corona y proclamarnos nación independiente. La Constitución de Venezuela de 1811 fue nuestra primera Constitución y de América Latina, promulgada y redactada por Cristóbal Mendoza y Juan Germán Roscio y sancionada por el Congreso Constituyente de 1811 en la ciudad de Caracas el 4 de diciembre de 1811. Los españoles, como sabemos, desconocen este documento, dando inicio a la guerra de independencia, hasta llegar a la redacción de la constitución de la Gran Colombia, impulsada por Bolívar e inspirada en las ideas de Miranda. Al caer la Gran Colombia, se redacta la Constitución del Estado de Venezuela de 1830, que viene siendo la misma de nuestros días, pero con diferentes trasformaciones (Constitución de los Estados Unidos de Venezuela de 1864, constitución Federal de 1874, estatuto constitucional provisorio de 1904, Constitución de la República de 1953, hasta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999). La mayoría de todas estas cartas magnas, fueron debatidas y promulgadas a espadas del pueblo venezolano, aprobadas por cúpulas políticas y empresariales que reponen a sus intereses de clases y niegan a los trabajadores en la discusión de las leyes nacionales.

Venezuela vive un momento donde está escribiendo historia, por una parte están las clases dominantes que no pasan hambre y violan todas la leyes que les pegue la gana, no pagan cárcel por sus crímenes y viven de la renta nacional; por otra parte estamos nosotros, los que nos calamos las injustas colas provocadas por sectores empresariales que les dieron todos los dólares del mundo (y les siguen dando) y paralizan la producción, los que pagamos cárcel por robarnos una lechuga, y gracias a los retardos procesales del ministerio público, terminamos siendo procesados años después de los que nos habían tocado pagar en la cárcel.

Mientras se siga dando la impunidad, la corrupción, los empresarios parásitos, la crisis económica, el tutelaje político, nosotros, Nuestra Clase nos preguntamos: ¿la ANC es la solución? ¿quién nos garantiza que ahora si se cumplan las leyes? ¿Si desde el 99 no han puesto cuidado alguno a nuestra constitución, lo harán ahora los ricachones y dueños de fábricas en medio de esta guerra económica? Para la economía explotadora/capitalista no hay ley escrita que la regule, es decir, su comportamiento es autónomo, responderá siempre a sus propias leyes y condiciones, como la ley de oferta y demanda que no puede ser controlada por ningún documento escrito.

Las crisis han demostrado que con creatividad se resiste a ella y se supera a la vez. Cierto es que Venezuela es uno de los países que más lee sus leyes, pero también existen muchos problemas de interpretación y desconocimiento de estas, ejemplo de esto son las Leyes del Poder Popular para las Comunas, leyes orgánicas que nuestro pueblo ha aplicado en muchos territorios, pero son desconocidas por los burócratas y grandes comerciantes cuando se van a registrar los códigos para comerciar la producción comunal. Si esto sucedes desde hace rato, ¿cómo harán los compas constituyentes para cambiarlo?

El convive Maduro demostró ser el líder más inteligente en el ajedrez político actual, las pasadas elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente lograron calmar las bestias que venían desde hace más de un trimestre tumbando árboles, matando gente (más de 120 asesinados en las guarimbas) y cercenando el libre tránsito de la gente, y ahora dan por sentada la legalidad de la ANC con sus inscripciones a las elecciones de gobernadores, fue una jugada brillante que aplaudimos desde nuestro combo en el barrio. Muy bien, y ahora ¿qué? En el barrio y los campos tenemos estilos de vida donde existen leyes no escritas pero practicadas, pues se impone la severidad ante los que la rompan, por ejemplo en el barrio colearse en una cola es un conflicto y cada quien vela por sus puestos, hay horas donde no debes circular por algunas calles, cuando se hace una vendimia se tranca la vía y nadie puede refutar esa decisión de la mayoría, entre otras costumbres que se convierten en ley, unas favorables a la convivencia colectiva, otras no, pero leyes no escritas a la final.

Como propuestas al actual proceso constituyente abogamos primero por el cumplimiento severo de las leyes, ya que no tiene sentido que se promulguen y no se cumplan (el código penal actual estipula que paralizar una empresa o negocio sin razones, acarrea de 18 meses a 10 años de prisión a los dueños, pero vemos presos es a los líderes obreros y campesinos por pelear por mejores condiciones de trabajo o rescatar las tierras), eso nos hará caer en lo mismo. Apostamos por leyes profundas sobre temas económicos pero que se hagan realidad, basta de precios impagables para la clase, elevamos la vos de las víctimas de las guarimbas, cuyos responsables siguen libres injustamente, condenamos a los corruptos que no los sacan de los puestos, sino que los mueven y nunca pagan sus delitos, esa gente no debe regresar a sus funciones, ya basta. Proponemos la redacción de reglamentos municipales para el cumplimiento de las leyes de Comunas en los territorios y se avance de una vez por todas con la propuesta de las ciudades comunales, la ley del derecho al aborto, ley de despenalización y auto-cultivo de la cannabis sativa (caso Holanda, Uruguay y algunos estados de U.S.A) y en general una carta magna más fuerte y adaptada a nuestros tiempos (proyecto de reforma constitucional del 2007).

 

Sabemos que no es un proceso fácil, pues pasa por muchos debates, análisis y síntesis, pera estas son algunas de las propuestas de Nuestra Clase, y si, creemos en el proceso constituyente como instrumento para la conversa y la inclusión de los excluidos de siempre, pero también creemos en la organización popular como único garante del cumplimiento de las leyes, nada harán los compas constituyentes allá en el palacio federal si se divorcian de la clase y su realidad cotidiana.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*