viernes , diciembre 15 2017
Inicio / Archivo / Un año más del genocidio español contra los pueblos originarios

Un año más del genocidio español contra los pueblos originarios

 

 

En algunos países de América Latina no se denomina el 12 de octubre como día de la raza FOTOS REFERENCIALES

Pueblos indígenas conmemoran la fecha como una tragedia

La llegada de los europeos al espacio geográfico que luego pasó a llamarse América, se remonta a varios siglos antes de la llegada de los españoles. Se trató de los vikingos, que llegaron a las costas norteamericanas, pero la misión fue derrotada por los indígenas de esos territorios.

Hubo de transcurrir un prolongado período de tiempo (1492), para que las huestes europeas desembarcaran nuevamente en las tierras milenarias de indoamérica. Las consecuencias fueron catastróficas para la cultura y la sociedad de las naciones conquistadas, pues en su mayoría fueron exterminadas de la manera más sanguinaria.

LA ESPAÑA QUE NOS INVADIÓ

Para el siglo XV, las continuas guerras en la península ibérica habían arruinado el poder de la corona de Castilla y Aragón. Los musulmanes, que desde hacía más de ocho siglos dominaban gran parte del territorio español y ofrecían tenaz resistencia desde el Reino Nazarí de Granada.

A finales de ese mismo siglo, la guerra entre los cristianos y los musulmanes adquirió grandes dimensiones. En 1482 se rompen todas las treguas y se reanudan las hostilidades que apenas 10 años después, culminarían con la firma de la rendición del Califato de Granada por parte del Sultán Boabdil, último monarca de la España musulmana que en su mejor momento y bajo la denominación de Al-Ándalus, comprendió la totalidad del territorio actual de Portugal, casi todo el territorio de España y parte de Francia.

CONTACTO ENTRE COLÓN Y LOS MONARCAS

Fray Bartolomé de las Casas denunció las atrocidades cometidas por los españoles

El 2 de enero de 1492, la Corona de Castilla y la Corona de Aragón, concluyen la captura del palacio de la Alhambra, hasta ese momento sede del poder del Emirato de Granada. En la ceremonia, estuvo presente el joven mercader genovés Cristóbal Colón, quien, frente a los inconvenientes de la toma de Constantinopla por los musulmanes para el intercambio mercantil de Europa con Asia, tenía un proyecto de abrir nuevas rutas que condujeran a la India por vías marítimas, el audaz plan, partía del supuesto (para ese entonces negado) de que el planeta era redondo y por el oriente, se podía dar la vuelta al mundo.

Los reyes españoles, sin vacilar ante semejante propuesta que contradecía los preceptos católicos, financiaron la expedición con hombres, embarcaciones y logística. De más está hacer el relato de las tres carabelas, el puerto de palos y la cantidad de días que transcurrieron los viajeros, la ideología dominante, suficiente nos habló de esos ‘heroicos’ sucesos.

LA LLEGADA DE LOS ESPAÑOLES

Cuando los europeos llegaron, en América existían una rica cultura de miles de años de antigüedad. Las civilizaciones que habitaban el continente, en su mayoría se encontraban en la etapa media y superior del salvajismo, pero otros grandes imperios como los Mayas, Aztecas o Incas, eran avanzadas organizaciones con poder político centralizado y en las que las relaciones esclavistas estaban en un estado de desarrollo similar al de la antigua Grecia.

La astrología, la medicina, la agricultura y muchas otras ramas de las ciencias eran de común ocupación de muchas civilizaciones indígenas. El nivel de las fuerzas productivas empujaba al desarrollo progresivo de las sociedades hacia estados de cultura superiores. Pero ese desarrollo fue cortado de un tajo con la llegada de los europeos.

La conquista significó la imposición, en primer lugar, por vía militar y de exterminio de las relaciones de producción feudales, importadas de Europa. Luego, por la vía ideológica y supraestructural usando para ello a la religión católica.

Algunos estudiosos del tema, aseguran que las dimensiones del genocidio son enormes y en las que se podría contabilizar unos 90 millones de personas asesinadas por la corona española.

¿DÍA DE LA RAZA O DÍA DEL GENOCIDIO?

La sumisión de las naciones latinoamericanas a las grandes potencias, aun después de lograr la independencia y la conformación de repúblicas formalmente soberanas, impuso la creencia de que la conquista española y el genocidio contra los pueblos originarios, había sido beneficioso, pues había civilizado al continente, nos habían regalado el desarrollo, el progreso, el idioma y la religión. El sistema cultural y educativo de las naciones latinoamericanas se basó en la historia de los vencedores y la memoria de los pueblos que lucharon contra el dominio, quedó prácticamente borrada.

En Venezuela, con la llegada de la Revolución Bolivariana en 1998, se reivindicó el papel histórico de nuestros pueblos originarios. El oprobioso y humillante ‘Día de la Raza’ fue abolido y en su lugar, se conmemora el ‘Día de la resistencia indígena’.

No obstante, aún son muchos los símbolos culturales de la herencia colonial que se mantienen con el pasar de los años, algunos de ellos como monumentos, nombres de plazas, calles o la celebración de las fechas de ‘fundación’ de las ciudades venezolanas por parte de encomenderos españoles como el genocida Juan de Villegas, fundador de Barquisimeto.

En el año 2008, durante un acto en la ciudad de Valencia, estado Carabobo, el comandante Chávez, quien era muy crítico de la herencia colonial española, incluso en funcionarios del Gobierno Bolivariano, al observar que el escudo de esa ciudad poseía el logo de la corona de Castilla exclamó: “Para que ustedes vean, todavía la corona del Rey de España está aquí, es el símbolo de la colonia. Fíjense qué detalle, en el escudo de Valencia está la corona que conquistó y arrasó estas tierras”. Ordenó que ese escudo fuera retirado y metido en un ‘sótano’ ya que era ‘peor que el demonio’.

ALEJANDRO GIL RIVERO

CIUDAD BQTO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*