sábado , julio 31 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / En Villa Guadalupe la premisa es: ¡Hay que producir!
En Villa Guadalupe la premisa es: ¡Hay que producir!

En Villa Guadalupe la premisa es: ¡Hay que producir!

foto-1-web

Foto: Abraham Morles

Villa Guadalupe era ‘monte y culebra’, en 2008, mismo año cuando el presidente Hugo Chávez la visitó, a propósito de su Aló Presidente nro. 307. Entonces, él la llamó territorio ‘13 de abril’.

13 años después, este territorio no sólo ha crecido en población, también en organización comunal. Aproximadamente 1.849 familias se asientan en esta amplia zona, muchas de ellas han emprendido experiencias y patios productivos.

Es cuando por primera vez se comienza a desarrollar la idea del ‘punto y círculo’, buscando control y seguimiento a las actividades productivas, lo cual fortaleció la integración entre los diferentes sectores, encaminando su organización al punto de concretar experiencias como una Empresa de Propiedad Social Directa (EPSD).

La conciencia de organización de bases, fomentada por el líder de la Revolución, aupó esta iniciativa que, de hecho, él conoció durante su primera visita. Esa fábrica de bloques nació para la construcción de 209 casas para los mismos habitantes cuyas manos las levantaron.

SUSTITUCIÓN RANCHO POR VIVIENDA

En la comuna San José de Bolívar, de la cual forma parte Villa Guadalupe, se han construido unas 1.600 viviendas, hasta la fecha, todas por las brigadas de autoconstrucción, integradas por hombre y mujeres, con conocimiento del oficio.

Olga Contreras, vocera de la Comuna y jefa del Circulo de Lucha Popular (CLP), relató que el Consejo Comunal ‘Querer es Poder’ fue el primero que se registró en toda la parroquia Juan de Villegas. “Nosotros, como comunidad, siempre hemos estado con el comandante Chávez. Siempre nos encaminamos en las tareas que él nos daba, ya que cuando nosotros llegamos aquí esto era, cujíes, alacranes y monte”.

“Como lo explicaba el Che, el trabajo voluntario transforma a las personas. Y así estamos siempre los habitantes de Guadalupe, estamos siempre en trabajo voluntario, porque eso nos permite compartir los beneficios”, expresó Contreras.

Acotó que la comunidad está gestionando la reactivación de la bloquera. “Necesitamos tener el control del cemento, porque esta monopolizado, y es por ello que no podemos tener un bloque de bajo costo. En mesas de trabajo hemos venido ajustando esos detalles y así, además, salirle al paso a la guerra económica”.

JÓVENES CON CONCIENCIA PRODUCTIVA

La comunidad Villa Guadalupe también se sumó al llamado de los 100 días de agricultura urbana. Más de 200 patios productivos y huertos familiares se habilitaron en la comuna San José de Bolívar, acumulando un aproximado de nueve hectáreas en las que destacó el cultivo de maíz.

Toda esta gestión trajo como consecuencia, no sólo la activación de la producción agrícola, sino el inesperado interés que en muchos jóvenes de la comunidad se despertó por las actividades productivas para el sustento de sus familias, de una forma sana.

La jefa del CLP recuerda la experiencia satisfactoria que tuvieron con la organización de un mercado comunal, porque a partir de allí se fortaleció la inquietud de los jóvenes, por la siembra. “El tomate ayudó a la primera obtención de las semillas, y hoy en día tenemos 3.000 plántulas de esas semillas que sembramos, y con todo esto los jóvenes desarrollaron un mayor interés en la recolección de esa semillas. Los chamos que estaban ociosos en la calle, hoy están sembrando. Para nosotros, eso es lo más importante”.

ENJABONANDO A LA COMUNIDAD

Jaime Castillo es un emprendedor.  En la necesidad coyuntural del país, se inició en la producción de jabones artesanales. Aunque tiene seis meses, asegura que se ha ayudado para el sustento de su familia. “En este proyecto estamos involucrados toda la familia. Para nosotros la comunidad es la prioridad, aunque vendemos a alguna gente de Quibor, Sanare y otras localidades”.

PRODUCTOR DE VINOS Y AGRICULTOR

Darwin Ferreira es productor de humus de lombricultura y agricultor de una gran variedad de hortalizas y frutas, entre ellas la uva. Las parras adornan el frente de su casa, son el insumo para el vino que fabrica.

“Hemos compartido con la comunidad los rubros que cosechamos, por medio de trueques. Otra parte de la cosecha se lleva a la escuela de la comunidad. En cuanto al vino, lo hacemos de una manera muy artesanal, con recetas de la familia”, explicó.

Las palabras de todos los habitantes de Villa Guadalupe, coinciden en una premisa: los larenses se deben involucrar con las iniciativas productivas, para que Venezuela sea realmente un país potencia. Esta comunidad es un ejemplo de que, con unión, se generan cambios a favor de la sustentabilidad de la Comuna.

EDITHNORA DUN RODRIGUEZ

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: