martes , agosto 3 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / Innovación y creatividad al compás de pequeños trombones
Innovación y creatividad al compás de pequeños trombones

Innovación y creatividad al compás de pequeños trombones

trombones

Foto: Abraham Morles

En sus clases de música, a Wilmer Carrasco le preocupaba que los niños no pudieran aprender a tocar el trombón. En sus pequeñas manos, el instrumento se convertía en una pesada carga y resultaba imposible lograr todas las notas.

El ingenio, la iniciativa, pero, sobre todo, la voluntad de ayudar y de resolver, le sirvieron para innovar en el oficio de la fabricación de instrumentos musicales y es así como, desde hace no muchos años, Wilmer se anotó en la lista de los talentos criollos que le dan a Barquisimeto, la honorable distinción de Ciudad Musical de Venezuela.

Tiene 31 años y es profesor del Sistema de Orquestas. En el patio de su casa, ubicada en El Cují, diseña y fabrica trombones especialmente para niños, los cuales sueña con exportar, junto a otros instrumentos de metal y sus sordinas para trompetas y trombones, muy famosas también.  Allí nos recibió para contarnos su historia.

AL COMIENZO

Todo comenzó luego de graduarse en el Pedagógico y conseguir empleo en el núcleo Tamaca del Sistema de Orquestas, educando a niños y niñas de entre cuatro y siete años de edad.

“Soy docente de trompeta, y ante las dificultades por las que pasa el país, me vi en la necesidad de conseguir las sordinas para no interrumpir las clases de los niños. (Además) Cuando empezaron a subir los precios, muchas personas no podían comprarlas, entonces, como yo reparo instrumento de viento, durante un año me di a la tarea de investigar cómo se hacían las sordinas, y logré inventar, pues. Yo mismo compré, fundí aluminio, hice mis moldes y todo lo hago aquí en el taller”, aseveró.

A través del Sistema de Orquestas logró probar sus productos, primeramente, con los integrantes de la Orquesta Simón Bolívar, y luego con varios músicos profesionales, fuera del país, de cuya experiencia se sirvió para perfeccionar las sordinas.

Cuenta que tuvo la oportunidad de ir a Schagerl, una fábrica de instrumentos en Austria, donde pudo presenciar el proceso de fabricación de trombones para adultos. De allí le vino la idea de fabricarlos exclusivamente para niños.

CREATIVIDAD SIN TREGUA

“El producto principal, el que me ha dado a conocer, son las sordinas. Tengo aproximadamente ya ocho modelos y otras más en desarrollo”, explica Carrasco, acotando que también hace campanas tubulares de mano para iniciación musical, xilófonos, y un instrumento de percusión hecho con material de desecho (botellas de plástico y tubos pvc) “para que los niños aprendan rítmica, golpeándolo”.

ESTO ES PARA VENEZUELA

Esta experiencia productiva está al servicio del país. Aguarda por sumarse al engranaje de los motores productivos. Wilmer lo sabe y así lo espera. Entre tanto, no se detiene. Sus planes de expansión le ocupan tiempo y atención. “He hablado con la gente del Sistema, le entregué el proyecto a la Almiranta cuando vino aquí, al Infocentro Hugo Chávez hace unos tres meses (…) Tú sabes que eso tarda también. Pero ya ahorita, como el Ministerio de Cultura vio el potencial que hay aquí, creo que por allí podría venir la ayuda”.

ASUMIENDO EL FUTURO

“Tengo planeado hacer tambores timpani y cornos para niños debido a que hay una carencia a nivel latinoamericano. Pero antes la meta es ampliar la producción de las sordinas, que ya son aprobadas internacionalmente, para poder exportar y conseguir más maquinarias”. Wilmer destaca que, a la fecha, tiene pedidos de fuera del país.

LAS CITAS:

“Como soy docente, se cuáles son las carencias que sufrimos en Venezuela. Por eso los precios los hemos bajado casi a un 50% comparado con el mercado internacional, y todo es 100% material venezolano”.

“Las maquinas las hice yo con motores de lavadora”

JAVIER BORAURE

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: