sábado , julio 31 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / «Es necesario vencer», la frase que inmortalizó a José Félix Ribas
«Es necesario vencer», la frase que inmortalizó a José Félix Ribas

«Es necesario vencer», la frase que inmortalizó a José Félix Ribas

jose-felix-rivas

El 19 de septiembre, en el año 1775, nació en Caracas el prócer de la Independencia José Felix Ribas. Aunque por un tiempo quiso ser religioso, decidió dedicarse a atender sus tierras y propiedades en el campo.

Desde 1808, comenzó a asistir a reuniones de índole conspirativas que se efectuaban en la capital de la República, y cuyos principales dirigentes eran los hermanos Bolívar.

Desde joven estuvo muy ligado a Simón Bolívar, no sólo por una gran amistad, sino por los lazos familiares que se crearían luego de que José Félix se casara con una tía de éste, convirtiéndose inmediatamente en tío político de nuestro Libertador.

Cuando estalló La Revolución, el 19 de abril de 1810, Ribas fue uno de los que entusiasmó al pueblo para que se uniesen al movimiento patriota.

En 1811 se le encargó su primera tarea militar de importancia, la creación del batallón de Milicias Regladas de Blancos de Barlovento. Con el inicio de la guerra luchó bajo las órdenes de Francisco de Miranda y luego de la caída de la Primera República huyó con Bolívar a Curazao y de allí a la Nueva Granada donde el Libertador organizó la Campaña Admirable.

El 14 de mayo de 1813 comenzó dicha operación militar pasando Ribas a comandar la división de retaguardia.

En el trayecto obtuvo sus primeras victorias militares: el 2 de junio en Niquitao y en los Horcones el 11 de julio. Al concluir exitosamente la campaña, con la entrada triunfal de Bolívar a Caracas, José Félix Ribas fue ascendido a general de división y comandante general de esa ciudad.

En dicho cargo obtuvo otro gran triunfo contra las fuerzas realistas en la Batalla de Vigirima, el 25 de noviembre de ese año, y continuó con labores de sitio a la plaza de Puerto Cabello.

El episodio más importante de su carrera bélica fue el de la batalla de La Victoria (12 de febrero de 1814) en donde logró frenar a las fuerzas realistas de José Tomás Boves (comandadas por Morales, ya que éste estaba herido), con unas tropas poco experimentadas, formadas principalmente por jóvenes estudiantes (varios de la Universidad de Caracas) y seminaristas que Ribas había logrado reclutar.

Durante el conflicto les dijo a todos estos jóvenes: «No podemos optar entre vencer o morir, es necesario vencer». Después de varias horas de resistencia, llegaron los refuerzos comandados por Campo Elías, sellando así la victoria.

Es en honor a este episodio, que en Venezuela se celebra el «Día de la Juventud» cada 12 de febrero. Después de esta hazaña El Libertador honró a Ribas con el título de «El Vencedor de los Tiranos en la Victoria».

Tras algunas batallas perdidas, huyó pero fue delatado por un esclavo llamado Concepción González. Fue capturado el 31 de enero de 1815. Su cabeza fue cortada y frita en aceite, y luego exhibida dentro de una jaula, para ser llevada posteriormente a Barcelona y Caracas.

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: