jueves , abril 15 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / En el coso de la Rotaria hay rumor de guerra

En el coso de la Rotaria hay rumor de guerra

FOTO: Cortesía

FOTO: Cortesía

No queremos que este titular se malinterprete. Los Cardenales de Lara quieren borrar de sus picos el sorbo amargo de una súbita eliminación en juego extra. Y quieren ganar la clasificación en buena lid, quieren dar el todo por el todo en el terreno de juego y regalar a su afición su presencia en las batallas del venidero mes de enero.

Carlos Miguel Oropeza, gerente del club larense, nos confesaba durante la última práctica de pre-temporada la desesperanza que le embargó tras aquel batazo de Henry Rodríguez que los desahució en las postrimerías de diciembre de 2015; pero la decepción le sirvió para analizar la situación y tomarla como un avatar propio del beisbol, deporte donde nada es previsible y los elementos imponderables hacen mella en el sistema nervioso de cualquiera.

Oropeza también ratificó su confianza en la divisa que administra, y espera que las adquisiciones concretadas durante el receso permitan fortalecer el pitcheo intermedio de los patirrojos.

También pudimos observar en las prácticas a dos de los peloteros jóvenes más prometedores del béisbol venezolano: los infielders Ildemaro Vargas y Juniel Querecuto (él último subió hace muy poco a las mayores y anda feliz). Esta dupla es temible en la parte alta de la alineación cardenalera, y el año pasado causó estragos. Hay que estar muy pendientes de ellos, pues se perderán de vista.

Un ingrediente bastante interesante de la antesala al arranque de temporada, fue precisamente el remate. Tras el agasajo que la gerencia del equipo rojo prodigara a sus peloteros y técnicos en el restaurant del estadio de cara al grito de Play Ball, el coach José Moreno dio una interesante charla motivacional, y luego todos subieron a las tribunas a presenciar un video proyectado a través de la inmensa pizarra electrónica del Antonio Herrera Gutiérrez. Una secuencia de imágenes sintetizó lo mejor y lo peor de la 2015-2016, moviendo la fibra sensible de los deportistas y de sus familiares, quienes también estuvieron presentes.

Precisamente, el audiovisual finalizó con los polémicos gestos de Henry Rodríguez tras el batazo que dejó en el terreno a los crepusculares. El silencio en la gradería fue casi incómodo, pues ningún deportista recibe con agrado que intenten someterle al escarnio, y eso fue precisamente lo que hizo el jugador del club caraqueño. En el buen sentido de la palabra, el micro-documental preparado por Oropeza, Julio Rodríguez y Juan Alarcón fue una verdadera provocación, una invitación a que los beisbolistas de la casa dejen el pellejo en el terreno y hagan morder el polvo a los rivales. Fue, a la calladita, una verdadera declaración de guerra.

Claudio Roa

Especial Ciudad Bqto

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: