sábado , julio 31 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / ¿Fraude premeditado? Referendo revocatorio como método de presión
¿Fraude premeditado? Referendo revocatorio como método de presión

¿Fraude premeditado? Referendo revocatorio como método de presión

 

esta-estud-de-acuerdo-con-el-referendum-revocatorio-al-nicol-1540659

Desde que la oposición obtuvo una mayoría electoral circunstancial que le permitió controlar la Asamblea Nacional (AN), se propuso salir del Gobierno Bolivariano usando para ello una serie de métodos que, de acuerdo al nivel de la crisis económica nacional, aplicarían para lograr una salida rápida.

Entre los mencionados métodos para derrocar al presidente de la República, Nicolás Maduro, se encontraba: un método asimétrico que ellos pensaban podía dar sus frutos a mediano plazo, el desmontaje de las leyes y las conquistas populares alcanzadas por el pueblo durante los últimos 17 años. Así, en el parlamento se aprobaron leyes antisociales como la intención de privatizar la Gran Misión Vivienda Venezuela, una Ley de Amnistía, Reforma a la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, e incluso llegaron al extremo de asegurar que pronto le tocaría el turno de derogación o reforma a la Ley Orgánica del Trabajo, de los Trabajadores y las Trabajadoras, que fue una de las conquistas más grandiosas logradas en América Latina en los últimos tiempos.

Sin embargo, la actitud de las instituciones democráticas de nuestro país, encabezadas por el TSJ, impidió que el desmontaje del bienestar social de las mayorías triunfara. De haber funcionado este plan, la anulación de las leyes del poder popular, sumadas a la crisis económica, habría causado un clima de ingobernabilidad que, según afirmó el presidente de la AN, Henry Ramos Allup, en seis meses garantizaría la salida del presidente Maduro usando el discurso de la doble nacionalidad del primer mandatario y una serie de acusaciones reclamadas de manera poco clara.

La derrota de la oposición en este ámbito y las promesas demagógicas incumplidas, significaron además, la pérdida del capital electoral con el cual conquistaron la mayoría el 6D. Algunos analistas afirmaban que, basándose en el descontento y no en una propuesta política convincente, el apoyo electoral a la oposición era en extremo inestable y muy perecedero en el tiempo.

AHORA, EL REFERENDO

Los partidos reaccionarios de la coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), sabiendo esto, pasaron inmediatamente al siguiente método: el referendo revocatorio. El retraso, al parecer intencional, en acudir a esta opción, significó que los plazos legales establecidos por el Poder Electoral, no les alcanzaban para que el revocatorio se realizara este año.

La MUD comenzó a trabajar sobre la base de un apoyo popular mínimo. La presión mediática al gobierno para la realización del referendo en el 2016 no coincidía con sus deseos reales de que el mismo se realizara este año, sino incluso, en el año 2017. Esto lo asegura el periodista José Vicente Rangel en un artículo publicado en la web del diario Última Noticias hace pocos días, donde además añade que la demora “era parte de la estrategia para que el revocatorio no se llevase a cabo, a lo cual se sumó el desastre (¿deliberado?) de la recolección de firmas del 1% donde se cometieron infinidad de errores y delitos”.

Rangel se pregunta: “¿En verdad había un plan, elaborado al detalle, para que el revocatorio no se realizara? Lo confirman tantos errores cometidos en cadena por la dirección de la oposición. Porque resulta inexplicable que gentes con muchas horas de vuelo en política -y buen asesoramiento político y electoral-, haya incurrido en tantos desaguisados (errores). Lo contrario, es decir, que esa gente trabajaba de buena fe por el revocatorio, es aceptar que el liderazgo opositor está conformado por un atajo de ineptos”.

Si las múltiples infracciones en la recolección del 1% de las firmas por parte de la MUD fueron, como sospecha José Vicente Rangel, deliberadas, quiere decir que la dirigencia opositora anhelaba una sentencia del TSJ que les salvara del difícil trabajo que implicaba recoger el 20 % en la segunda fase. Más cuesta arriba para ellos sería la realización del referendo en el primer trimestre de 2017 donde podrían tocar fondo de nuevo como alternativa política, al recibir una derrota electoral.

RETOMAN LA CONSPIRACIÓN

La posible derrota para la MUD que implicaría un proceso electoral, los llevó a acudir de nuevo a la carta de la violencia. Con la excusa de que el gobierno ha roto con el hilo constitucional, se lanzaron con toda su artillería, aunque de nuevo, de forma muy poco ordenada. Retomaron las acusaciones de la doble nacionalidad de Maduro, ahora lo declaran de facto, aseguran que abandonó el cargo, etc. Al mismo tiempo, otros sectores más moderados de la oposición acudieron al llamado al diálogo que anunciara el gobierno con mediación de El Vaticano.

En este último caso se pude observar una fuerte división entre los sectores moderados y los sectores violentos de la MUD. Los segundos se han mostrado hostiles a la posibilidad de dialogar, mientras el sector moderado ha anunciado algunas condiciones aún más excesivas como pedir elecciones presidenciales anticipadas.

SE OLVIDAN DEL PUEBLO

Pero lo que podría ser el factor de mayor peso, el pueblo, su fuerza, conciencia y su capacidad de participación, parece ser obviado por los partidos derechistas. Desde los llamados violentos que comenzaron a perfilar los sectores más reaccionarios de la oposición el 1 de septiembre, se ha observado un repunte en el apoyo de las masas al proceso bolivariano.

Las convocatorias que ha realizado la oposición, han sido de cada vez más poca participación, mientras las del gobierno tienen un vigor que se había manifestado muy poco a principios de año. La última semana, se hicieron marchas rojas en todo el país y se observó una enorme afluencia de personas en los estados Carabobo, Portuguesa, Anzoátegui y por su puesto en Caracas.

En medio de este clima, los analistas de la oposición aseguran que la correlación de fuerzas se encuentra en 80 a 20 por ciento en favor de la MUD respecto al gobierno, cosa que pareciera no coincidir con las últimas concentraciones y marchas. Sin embargo, la oposición convocó a una marcha hasta Miraflores para, según algunos de sus voceros, llevarle la carta de destitución al presidente de la República, todo usando como excusa el referendo revocatorio que ellos saben, no les conviene.

ALEJANDRO GIL RIVERO

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: