sábado , abril 10 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / Estadounidenses deciden hoy entre Clinton y Trump

Estadounidenses deciden hoy entre Clinton y Trump

foto-1-3

Desde tempranas horas de hoy martes 8 de noviembre, la primera potencia mundial escogerá a su nuevo comandante en jefe, quien según los sondeos será -sin importar quién gane- el menos querido de la historia del país.

Las últimas encuestas de este lunes, a un día de las elecciones, continúan dando a la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, una ventaja de entre 3 y 4 puntos sobre el republicano Donald Trump.

Pese al recorte considerable de la ventaja de la que Clinton disfrutaba hace algo más de una semana, Trump sigue sin ser capaz de superar su techo del 43%, lo que reafirma el hecho de que el magnate no está conquistando el voto indeciso.

Clinton mantiene una ventaja de cuatro puntos sobre Trump a nivel nacional, según un último sondeo de la cadena CBS News realizado entre el 2 y 6 de noviembre. Clinton cuenta con un 45% de la intención de voto entre los estadounidenses que declaran su intención de acudir a las urnas, mientras que Trump obtiene un 41%.

OTROS POSTULADOS

Si bien Hillary Clinton y Donald Trump representan a los dos grandes partidos, hay otros aspirantes a presidir EEUU: Gary Johnson, del Partido Libertario; Jill Stein, del Partido Verde; y el independiente Evan McMullin.

La web RealClearPolitics otorga en su promedio nacional de encuestas un 4% de intención de voto a Johnson y un 2% a Stein. Por su parte, el exagente de la CIA, McMullin, podría impedir que Trump venciera en Utah, el estado de los mormones y tradicionalmente conservador.

En el sistema bipartidista estadounidense, alcanzar la presidencia es una empresa casi imposible para los candidatos ajenos a las formaciones hegemónicas debido a que no son tomados en cuenta por los grandes medios de comunicación.

foto-2

OTROS CARGOS EN JUEGO

En estas elecciones decisivas, aparte del nuevo ocupante de la Casa Blanca, también se juegan otros espacios dentro del sistema norteamericano. Se renovará la Cámara de los Representantes (435 escaños) y un tercio del Senado (34 de 100), ambos bajo el control del Partido Republicano.

Asimismo, una docena de estados y los territorios de Puerto Rico y la Samoa Estadounidense celebran elecciones a gobernador. También se disputan la mayoría de los asientos de los parlamentos estatales y hay comicios judiciales en buena parte del país para elegir a figuras como jueces supremos estatales, por ejemplo.

37 estados permiten el voto por adelantado en las elecciones generales y en torno a 40 millones de personas ya han depositado su papeleta.

EL SISTEMA ELECTORAL

En ese país norteamericano, el presidente no se elige por voto directo, sino por medio de una estructura llamada Colegio Electoral. En el año 2000, por ejemplo, Al Gore logró más votos en el conjunto del país que su contrincante George W. Bush, pero éste ganó el Colegio Electoral tras una decisión del Tribunal Supremo y se hizo con la presidencia.

Hay 538 ‘electores’ -el resultado de sumar los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado-, que se reparten entre los estados atendiendo a su población. El número mágico para convertirse en presidente es 270 votos electorales, por lo que los candidatos pelean por conseguir una combinación de estados que los sitúe en ese umbral.

Aunque hay normas estatales al respecto, no existe legislación federal que prohíba a un elector de colegio electoral desobedecer al voto popular en su estado y respaldar a otro candidato. Sin embargo, según el Archivo Nacional estadounidense, más del 99% de los electores han votado por el candidato que les correspondía en la historia de la nación.

Si ningún candidato gana el Colegio Electoral, la responsabilidad de elegir al nuevo presidente recaería sobre la Cámara de Representantes, donde la delegación de cada estado tiene un voto. El Senado escogería a su vez al vicepresidente, quien tomaría las riendas del país de manera provisional si la Cámara no lograra seleccionar a un nuevo comandante en jefe antes del 20 de enero, cuando el presidente toma posesión del cargo.

Como algunos estados son bastiones de determinados partidos, la lucha de hoy se concentrará especialmente en aquellos que pueden decantarse hacia un bando u otro, los llamados swing states.

Por ejemplo, Clinton puede asumir con tranquilidad que California la apoyará, mientras que Trump tiene garantizado el respaldo del conservador Alabama.

Sin embargo, este año serán estados competitivos Florida, Carolina del Norte, Nevada, Colorado, Ohio, Iowa, Pensilvania, Virginia, New Hampshire, Arizona, Maine o incluso Utah.

Con la realización de las elecciones de hoy terminará la incertidumbre mundial sobre unos comicios que pasarán a la historia como uno de las más controversiales de ese país.

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: