jueves , abril 15 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / María León: “Las mujeres no somos aclamacionistas, defendemos la patria y nuestros derechos”

María León: “Las mujeres no somos aclamacionistas, defendemos la patria y nuestros derechos”

 

copia-img_3547

‘Una visión de país con ojos de mujer’ fue el programa que llevó a la Asamblea Nacional Constituyente del año 99 hacia la concepción igualitaria y de equidad de género que ha impulsado a la Revolución Bolivariana.

Hoy, la responsable de compilar y visibilizar las propuestas de más de cien mujeres que habían luchado por su participación en la política nacional desde el año 1936 hasta ese momento, habla con la redacción de Ciudad BQTO, 17 años después de la promulgación de la Carta Magna sobre su historia -que ya hace parte de las hoja de la historia contemporánea venezolana- y sobre el eminente rol histórico de la mujer en la preservación de las conquistas sociales.

_ ¿De dónde viene María León, cómo llega a la militancia feminista?  

_ “Nací en Caracas, en 1937, en la parroquia San Juan, razón que me lleva a decir con mucho orgullo que soy caraquista y sanjuanera, zona que desde hace muchos años ha sido la sede principal del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Sin embargo, no fue hasta que conocí a José Ruíz Guevara – quien se convirtió en mi padre político- en Barinas, que me conecté con las luchas populares del país.

Luego de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez vinieron las elecciones, y tan pronto Betancourt y los adecos se hicieron con el gobierno comenzó de nuevo la represión. En eso vino la visita del Comandante Fidel Castro a Caracas, y nos dijo que la cordillera de los Andes sería la Sierra Maestra de la América Latina, entonces muchos jóvenes inspirados por Fidel decidimos irnos a las montañas a cumplir con ese sueño, yo influenciada por Argelia Laya también decidí dejar a mis hijas y asumir mi papel.

No obstante, las mujeres que participamos en la lucha armada no éramos especialmente feministas como nos asumimos ahora, para nosotras en el partido eso del feminismo era una presunción pequeño burguesa, luchábamos por las reivindicaciones de las mujeres de la clase obrera, como trabajadoras.

Cuando viví aquí en Barquisimeto -unos 17 años al menos- creé la Organización por los Derechos de la Mujer y el Niño, –todavía no me había desprendido de eso de creer que las mujeres valíamos o por los hijos o por el matrimonio- pero cuando me fui a Caracas, arropada por las ideas de Argelia y de otras compañeras, pensando siempre en la unión de las mujeres, me sumé a la conformación de una organización unitaria por los derechos de las mujeres, que después llamamos Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales de Mujeres, en ella  participaban mujeres del Sindicato de la Prensa, Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV) y las mujeres del Grupo Miércoles (las feministas). Al salir de esa primera reunión le pregunté a mi amiga Giocconda Espina: “Giocconda, ¿qué es el feminismo? Y ella me respondió: “No te voy a decir, anda a esa librería y busca un libro que se llama ‘El Feminismo’ y después hablamos” cuando, me encontré con el libro me dije “¡Esto es lo que es!”.

_ ¿Cómo se encuentran Chávez y María León?

_ Yo conocí a Chávez cuando todo el mundo lo conoció, cuando en la madrugada del 4 de febrero salió en la TV. Yo sentí lo que todo el mundo sintió con el ‘Por ahora’ y luego vi como la gente bajaba de los cerros con Chávez en el pecho y me captó. Luego coincidimos a través mi padre político José Esteban Ruíz, a quien Chávez también asumía como un padre, por ser quien por primera vez le abrió las puertas a la izquierda. Fue específicamente en su campaña presidencial del 98 cuando por vez primera nos vimos a los ojos, cuando establecimos el primer vínculo.

Después, vino el contacto con Marisabel Rodríguez quien siendo compañera de Chávez le hizo seguimiento muy cerca de la agenda de las mujeres -nosotras teníamos una relación muy especial-,  luego cuando vienen las elecciones para su relegitimación es cuando lo captó.

Fue en un acto en Parque Central, cuando me escuchó y le entregamos la agenda de las mujeres, compuesta por veinte puntos, el primero era la creación del Instituto Nacional de la Mujer, seguido por una línea telefónica de atención para denuncias y asistencia social, atención al analfabetismo -porque en la Venezuela de los 90’s la mayoría de las mujeres eran analfabetas- y la defensoría de los derechos de las mujeres.

_ ¿Qué significa Barquisimeto en su vida?

Aquí crié a mis hijas durante 17 años, pero tras mi última visita, Barquisimeto no tiene como no llenarme de alegrías, para mi Lara es la capital de la lealtad chavista porque cada vez que se hace una convocatoria los veo llenos de una moral que nada tiene que ver con las traiciones que nos hicieron perder la gobernación y la alcaldía.

_ ¿Se logró la ‘visión de país con ojos de mujer’?

_El fenómeno de la participación de la mujer bolivariana en la revolución ha logrado avances que fueron imposibles en revoluciones anteriores, donde las mujeres se jugaron la vida junto a sus hermanos los hombres en la lucha, pero al alcanzar el triunfo fueron excluidas de los honores y del ejercicio del poder.

Esta es una Revolución que dignifica a la mujer como ciudadana de iguales derechos y deberes, que reivindica al ama de casa reconociéndola trabajadora con derecho a la jubilación, que garantiza el derecho a decidir los hijos y las hijas que se quieran y puedan tener y mantener, que protege por igual la maternidad y la paternidad estableciendo claramente que las familias son responsabilidad de las parejas y no sólo de la mujer, una Revolución cuyo ente comicial establece la paridad y la alternabilidad, es decir el 50 y 50 con el que le llegamos a Chávez en el Zulia, cuando declaró a la revolución socialista y feminista.

_17 años después ¿Qué le sumaría a esa agenda de las mujeres?

_Hay diez puntos que debemos estudiar y profundizar: el primero la generación de una nueva forma de amar el país, a través de la organización social para conseguir el pueblo gobierno; obtener el 50 y 50 de la participación en la política nacional, profundizar en la formación de la sociedad en el feminismo, la transversalización de género para elevar la conciencia de patria, de clase y étnica; el reconocimiento constitucional del salario de las amas de casa, la reducción de la jornada laboral a 6 horas; incidir en el estudio de nuestros jóvenes de la Quinta Internacional y del Plan de la patria y sus Cinco Objetivos Históricos como programa de la humanidad.

GIOVANNINA RODRÍGUEZ TORCATE

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: