viernes , septiembre 17 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / JULIO CHAVEZ: ¡Oh my God!, ganó Trump. ¿Reacomodo de la estructura mundial vigente?
JULIO CHAVEZ: ¡Oh my God!, ganó Trump. ¿Reacomodo de  la estructura  mundial vigente?

JULIO CHAVEZ: ¡Oh my God!, ganó Trump. ¿Reacomodo de la estructura mundial vigente?

articulos-de-opinion

En la madrugada del miércoles 9 de noviembre, mientras la ciudad dormía plácidamente, comenzaron a sentirse fuertes movimientos telúricos en las bolsas de Wall Street, Tokio, Europa, que presagiaban el inicio de un inusual despertar, llenos de gran incertidumbre y una pequeña dosis de zozobra, para el pueblo estadounidense. Oh my god! ganó Trump y se dejó escuchar a lo lejos y con tono de angustia de algún inmigrante, que se anticipaba a las oscuras intenciones del magnate gringo.

¿Realmente ganó  Trump o perdió Clinton, los poco democráticos comicios electorales del pasado 8 de noviembre? Más allá de la respuesta que seguramente cada uno debe tener, se hace necesario escudriñar en las razones del pueblo norteamericano, para analizar por qué el voto mayoritario de los colegios electorales  favoreció  al empresario Donald Trump y no a la muy conocida Hilary Clinton.

¿Acaso significan estos resultados un duro golpe al establishment y a la posibilidad real de cambio en el marco de la nueva normalidad? ¿Representa para América Latina una nueva etapa en las relaciones con EE.UU.?

Si partimos de las ofertas electorales por parte del candidato, debemos concluir que los discursos de Trump golpean la globalización, al plantearse un recogimiento de la agresiva política exterior norteamericana, en función de no inmiscuirse militarmente en los asuntos internos de otros países y concentrarse  en invertir esos gigantescos presupuestos a lo interno del país, mejorando la infraestructura de vialidad y todo cuanto estimule el desarrollo interno y el rescate para los estadounidenses del verdadero New Deal Americano. Esto fue captado por la gran masa obrera, que veía cómo  la globalización estaba llevándose las empresas generadoras de empleo y había dejado una estela de ciudades fantasmas como Detroit y Oklahoma, entre otras, que la maquila y la mano de obra esclavizada de países vecinos como México, Canadá logró  desmantelar el empuje de grandes emporios industriales en suelo norteamericano. Igualmente, plantea acabar con los TLC con México y Canadá para incentivar la producción y la generación de empleos a lo interno.

Por otra parte, el hecho de reconocer a China como su principal acreedor y la mayor deuda del planeta, 106 % de su PIB y anunciar que respetarán las decisiones soberanas de cada país en relación al fortalecimiento de sus monedas, ir contra la alianza transpacífica (TTP), crear impuestos de importación del 35% en la frontera con México para impedir el flujo de empresa  y de empleo hacia el país y pechar con impuesto del 20% sobre mercancías importadas, generó, sin lugar a dudas, muchas simpatías de los trabajadores, quienes se volcaron a apoyarlo, motivados también por la propuesta de aumentar 10 $/hora sobre el sueldo mínimo federal. Igual, establecer fuertes controles migratorios, construcción del muro en la frontera con México para disminuir la entrada de drogas, cero tolerancia con los indocumentados que hayan cometido algún crimen y el establecimiento de una política de seguridad nacional para eliminar el estado islámico, la prohibición de entrada temporal de musulmanes a EE.UU. y un conjunto de medidas a la protección de derechos civiles fundamentales, control de armas y extender los permisos de porte de armas a 50 estados de la Unión, educación universitaria, justicia criminal, seguridad interna y otros altisonantes anuncios que opacaron su abierta posición misógina y racista que encuadra mucho con la idiosincrasia del pueblo de George Washington .

Luchar contra la corrupción en la Casa Blanca y contra los lobistas del Congreso pudo más que el cerco mediático y la sorpresa de CNN en español a favor del continuismo demócrata. Desde la perspectiva Latinoamericana y Bolivariana, no aspiramos a que haya cambios reales en la percepción sobre la nueva normalidad y la defensa de sus interés imperiales en su patio trasero, aunque hay mucha incertidumbre sobre lo que finalmente decidan en relación a América Latina, quienes realmente gobiernan el mundo, incluyendo a los EE.UU. No deja de aliviar el hecho de que no ganó  la presidencia quien de antemano nos había declarado la guerra y tiene fuertes vínculos con la MUD venezolana, cosa que explica la amargura y frialdad de las expresiones de Ramos Allup, Capriles, Guevara y el Chuo Torrealba, entre otros.

Mientras se degrada la política gringa y se ponen de acuerdo el supra gobierno sobre cuál será el papel del nuevo y alocado inquilino de la Casa Blanca y tiemblan los poderosos lobis judíos, en la patria de Bolívar y Chávez seguiremos construyendo el camino trazado por nuestros libertadores, aspiramos respeto del nuevo gobierno y una nueva etapa en las relaciones diplomáticas, con la firme voluntad de superar las coyunturas, derrotar el brutal ataque a nuestra moneda en el marco de la guerra no convencional , exigirle al BCV que ejerza su autoridad y desarrolle una política de soberanía monetaria para defender la fortaleza del Bolívar y de igual manera a Sudeban para que imponga su autoridad sobre la conspiración de la banca privada vernácula.

Es momento histórico para reflexionar, desde la perspectiva de la izquierda latinoamericana, sobre hechos recientes como la victoria del NO en Colombia, el triunfo del SI en torno al Brexit en el Reino Unido y el triunfo de Donald Trump en EE.UU. Estos hechos pueden implicar, como lo señala Ramonet en reciente artículo, un reacomodo de los naipes de la estructura mundial vigente desde la segunda guerra mundial y nos obliga a repensar nuestro papel político.

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: