lunes , abril 12 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / JULIO CHAVEZ I AN: de la chabacanería romulera de Ramos Allup a la mitomanía de Borges

JULIO CHAVEZ I AN: de la chabacanería romulera de Ramos Allup a la mitomanía de Borges

Con la llegada del año 2017, los venezolanos abrigamos la esperanza de que mejores cosas ocurran y elevamos los ruegos por la paz y la concordia, luego de transitar por un duro año 2016, plagado de constantes llamados a sembrar el miedo, la violencia y el terror, por una “democrática” oposición, que hizo suya la famosa tesis de Karl Von Clausewitz, fundador de la doctrina militar moderna, quien afirmaba que la guerra es la continuación de la política por otros medios.

Ciertamente, fuimos abstraídos por la magia de las celebraciones de fin de año, el reencuentro con los amigos, la familia, las hallacas, las gaitas, el abrazo sincero deseándonos paz y mucha salud, cuando, por mandato de la Constitución Nacional, se nos convoca al acto de instalación del Poder Legislativo, en la capital de la República.

Al llegar al recinto protocolar de la Asamblea Nacional, las cosas cambiaron radicalmente. Las caras de alegría de los amigos y familiares que ayer abrazamos, contrastan con la amargura y frustración que se percibe en la bancada de derecha.  El personal de seguridad y protocolo del comisario Coromoto, se apuraban a escoltar al encargado de negocios de la embajada norteamericana al palco de honor, junto a parlamentarios adecos europeos, Fedecamaras, las rabiosas damas de blanco que abogaban por la libertad de peligrosos delincuentes y, en lo alto de la Presidencia, se veía a un derrotado y abatido Ramos Allup, despidiéndose sin pena ni gloria, casi a punto de romper en llanto al no haber logrado cumplir con el encargo de derrocar a Maduro, ni en 6 meses ni en 1 año.

Es la peor gestión de la Asamblea Nacional, al apenas aprobar un par de leyes, 36 semanas sin quórum reglamentario (record Guinness) y la estela de corrupción que denuncian trabajadores del parlamento contra administradores de confianza de Ramos Allup, que huyeron a Panamá con los reales para pagarle a los trabajadores, que se quedaron sin hallacas y sin niño Jesús, esperando el pago de sus salarios por parte del “honorable” y ahora “perseguido político”, Director General de Administración de Ramos Allup.

Adecos al fin, pero la tragicomedia del 5 de enero llegó  a su clímax, cuando el presidente entrante, atropellando y sin mediar palabras, se autojuramentó  y posando para las cámaras de televisión, viendo hacia el sitio donde se encontraba impaciente  el encargado de negocios de la embajada gringa, inició  el consabido ritornello. Era el mismo personaje que en el año 2002, junto a un grupo neofascista, le habían solicitado la renuncia a Chávez  y al resto de los poderes públicos, para instalar un gobierno de transición dirigido por las elites empresariales corruptas que ellos financian. Todo un ejercicio de delirio enfermizo y mitomanía que logra confundir a algún incauto y así presentarse como un hombre de valía ante los sectores violentos de la MUD.

‘Ahora si se jodieron los chavistas’, asintió desde su poltrona Mr. McClenny, en un mal castellano y asegurándose de no poner la misma cara de pendejo del año pasado. No iremos al dialogo con el gobierno pero si con el Vaticano (??), declararemos el abandono de cargo del presidente Maduro, aun cuando sabemos que está en Miraflores y anda trabajando (??) y le hacemos un llamado a las FANB a reeditar el 23 de enero, disparaba Borges desde la tribuna de orador.

Tocará al chavismo, como ha sido a lo largo de estos 18 años, salir a defender la Constitución, mantener la paz y preservar la independencia nacional como el bien más preciado que heredamos de nuestros libertadores. Seguiremos derrotando al desabastecimiento y al boicot a la economía con el impulso a la Agenda Económica Bolivariana que potencie las fuerzas productivas, cumpliendo las metas de la Campaña Carabobo 2017-2018, con un gabinete renovado y un panorama económico esperanzador, que vislumbra un crecimiento económico de un 1,9%.

Señor Borges, el 23 de enero UD. no escuchará  el solitario y ruidoso avión que estremeció la madrugada caraqueña de aquel  23 de enero de 1958, sino que escuchará el rugir de un pueblo en armas, que se desplegará por todo el país para desarrollar su primer ejercicio de Defensa Nacional y de Soberanía Zamora 200. No te confundas Borges, no es una invasión, seremos los hijos de Bolívar y Chávez en defensa de la patria.

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: