sábado , abril 17 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / Un mensaje salvífico entre lo sublime y lo ruidoso

Un mensaje salvífico entre lo sublime y lo ruidoso

Todos los 14 de enero desde 1856 hasta la presente, Barquisimeto, ciudad musical de la República Bolivariana de Venezuela, adopta por un día el título de la capital religiosa nacional, ya que se desarrolla la más extensa, concurrida y multitudinaria procesión mariana del país y del continente latinoamericano; la visita de la imagen de la Divina Pastora desde su nicho ubicado en la población de Santa Rosa hasta la Catedral Metropolitana de la urbe barquisimetana.

Dicha fiesta en honor a la Virgen María bajo la advocación de la Divina Pastora, trae consigo una organización que pasa desde lo logístico, transita por lo espiritual, atraviesa lo mediático y llega a lo sublime. Debemos pues, entender el mensaje que nos trae la Virgen año tras año, que es oír la voz de Jesús, Hijo de Dios vivo y a quien ella lleva en sus brazos majestuosamente luego de engendrarlo hace 2017 años bajo la acción del Espíritu Santo.

Particularmente, como ex seminarista, ahora laico, licenciado en filosofía, funcionario policial y periodista, me he permitido observar y palpar la visita de la virgen desde distintas dimensiones y sin duda alguna que es un menester de análisis, estudio y sobre todo reflexión, ya que se ha perdido en algunos espacios lo religioso, devocional y transcendental de esta solemnidad mariana.

Organizando las liturgias en Santa Rosa y Catedral, asistir a reuniones coordinativas para la seguridad de propios y visitantes y transmitir la procesión con una reconocida corporación mediática de la entidad (radio-televisión y portal de noticias), es que me permito decir con propiedad, fraternidad y mucha responsabilidad, que debemos de avocarnos todos a redimensionar la visita de la Divina Pastora para así se cumpla lo cometido.

A pesar que la Arquidiócesis los últimos años ha tratado de organizar las estaciones de la misericordia y otro tipo de actividades devocionales en pro de la espiritualidad de los asistentes, vemos con tristeza como instituciones públicas y privadas compiten por tener vistosas tarimas y espacios para hidratar, atender y otorgar material turístico de la ocasión, iniciativa que no es mala pero a mi criterio es banal.

Esto sin contar, que en algunos casos, reconocidos artistas, representantes de la política partidista del país y notorios deportistas, entre otros asisten los 14 de enero a la ciudad como por cumplir con una moda o trampolín para su consolidar su fama. Habiendo casos contados que realmente vienen a pagar una promesa de acción de gracias por un favor recibido.

Por otro lado, algunos medios se avocan a reflejar lo bonito del vestido de la Virgen o repetir una y otra vez la historia del sacerdote Macario Yépez quien fue la última víctima del cólera para la época de la primera visita de la virgen a la ciudad, desaprovechando la ocasión de masificar y socializar el mensaje cristiano católico de amar a Dios por sobre todas las cosas, amar al prójimo como así mismo, enarbolar la Misericordia de Dios y dar infinitas gracias a Dios quien hace posible todos los milagros usando a la Virgen María como intercesora y mediadora.

No deseo terminar las presentes líneas sin antes repudiar el comportamiento de algunos representantes de la Iglesia Católica que aprovechan la presencia de miles de fieles y la transmisión de medios nacionales e internacionales de tan importante evento, para expresar sus inclinaciones políticas partidistas o repetir una vez más el mensaje país del cual ya estamos enterados o cansados de oír.

Pidamos a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo infundan en nosotros y en nuestra querida Patria, bienestar, esperanza y mucha paz para seguir avanzando los caminos que nos quedan por transitar, siempre contando con el auxilio y compañía de la Virgen María bajo la advocación de Pastora, Coromoto, del Valle, Chiquinquirá, La Paz y Consolación, porque Venezuela somos fe, somos amor y somos tierra devocional de María.

JESÚS GARCÍA R.                

 

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: