jueves , abril 15 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / JULIO CHAVEZ: Bye Obama, la incertidumbre de Trump y el ejemplo de Fabricio

JULIO CHAVEZ: Bye Obama, la incertidumbre de Trump y el ejemplo de Fabricio

Cuando estas líneas aparezcan el lunes 23 de enero, felizmente ya Mr. Obama no será presidente de los EE.UU., quien sin lugar a dudas será recordado como el peor presidente de la gran potencia militar del planeta, con todo y el Premio Nobel de la Paz, que le costó unas cuantas coronas suecas a la pujante industria armamentista, superando con creces, y vaya que honor le merece, a uno de los más grandes criminales y terrorista que la humanidad haya conocido, como lo fue también el inefable George W. Bush.

Pero para que esta  aseveración esté desprovista de la emocionalidad antiimperialista propia de trasnochados izquierdistas, veamos las espeluznantes cifras dadas por el señor Micah Zenko, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores de los EE.UU. que dan cuenta de que las fuerzas norteamericanas lanzaron el 79% de todas las bombas de la coalición. En el 2016, la doctrina militar del gobierno de Obama dejó  caer 26171 bombas solo en 7 países, encabezados por Siria con 12.192, seguido muy de cerca por Irak con 12.095, Afganistán con 1.337, Libia con 496, Yemen con 34, Somalia con 14 y cierra Pakistán con solo 3 bombas. Incluso, las ventas de armas de los EE.UU. superó los 200 mil millones de dólares. Solo a Arabia Saudita le vendió 115 mil millones de dólares.

Si a estas cifras del 2016, le sumamos las 23.144 de alto poder destructivo del 2015, estamos hablando de 49.315 bombas en los últimos 2 años. La barbarie gringa se complementa con el asesinato de millones de seres humanos, invasiones, destrucción de países, saqueos de la riqueza, guerras no convencionales contra países como Venezuela, a quien deja como legado la prórroga de su decreto contra nuestro país.

Hay nuevo presidente  en EE.UU. a partir del 20 de enero de 2017, se trata del magnate inmobiliario Donald Trump. ¿Superará Trump el performance de su antecesor en materia militar? Si con Obama entramos en una III Guerra Mundial no declarada, ¿será que el presidente No. 45 de los EE.UU. le declarará la guerra a sus enconados adversarios? ¿Hasta dónde llegará Trump con su política proteccionista? ¿Cuál será el signo de las relaciones con Rusia? ¿Fin del Tratado Transatlántico y de Libre Comercio?, ¿replanteo de las relaciones con América Latina? ¿Respetará el acuerdo nuclear con Irán? En el caso venezolano, ¿protegerá e incrementará la inversión republicana o seguirá el formato Obama de intentar derrocar al gobierno? ¿Cómo se come eso de transferir el poder de Washington al pueblo? Mucha incertidumbre, muchas interrogantes sobre el rumbo de la política norteamericana con Trump como presidente, mientras tanto las protestas y la represión están a la orden del día. Amanecerá y veremos.

Así las cosas en la nación del norte, en Venezuela seguimos sentados en la mesa de dialogo esperando que internamente se pongan de acuerdo en la MUD para avanzar por el camino de la paz, el respeto a la Constitución Nacional y el levantamiento de la producción con la Agenda Económica Bolivariana propuesta por el presidente Maduro como elemento central de la nueva etapa de la revolución bolivariana.

Este 23 de enero, el pueblo bolivariano saldrá a las calles a encontrarse con el espíritu de lucha del gran Fabricio Ojeda, líder revolucionario asesinado el 21 de junio de 1966 en los calabozos del SIFA, a la edad de 37 años. Este héroe trujillano cuyos restos serán llevados en hombros al Panteón Nacional,  como corresponde en justicia. Con un ejemplo de dignidad y de integridad revolucionaria enfrentó la dictadura perejimenista y su combate al pacto de punto fijo que significó  solo el cambio de unos hombres por otros al frente de los destinos públicos. El comandante Roberto dirigió al congreso adeco burgués, el 30 de junio de 1962  una carta en la cual expresaba su voluntad de renunciar al curul en el Congreso para empuñar las armas en contra de la traición al pueblo por parte del bipartidismo adeco-copeyano. Es así como Fabricio, luego de denunciar en su carta el entreguismo y la implantación del sistema neoliberal de gobierno que oprimía a los pobres y mantenía el privilegio de una elite aburguesada que comenzaba a saquear sobre el cuerpo desfalleciente de la patria.

Finaliza su carta diciendo: “Convoque pues, señor Presidente, el suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante Uds. de defender la Constitución y las Leyes del país. Si muero, no importa, otros vendrán detrás y recogerán nuestro fusil y nuestras banderas para continuar con la dignidad, lo que es ideal y deber de todo nuestro pueblo”.

“¡Por la patria y por nuestro pueblo, viva la revolución!”, concluyó Fabricio Ojeda su histórica carta.

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: