martes , abril 20 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / A 200 años de su natalicio ¡Todas y todos somos Zamora!

A 200 años de su natalicio ¡Todas y todos somos Zamora!

 

Tal día como hoy, en 1817, nacía en Cúa, en el estado Miranda, el dirigente popular y estratega militar, primer líder de los movimientos sociales en el siglo XIX venezolano, el “General del Pueblo” Ezequiel Zamora. Las mujeres y hombres que amamos esta Patria nos unimos a esta gran conmemoración que nos recuerda el valor de la igualdad, de las luchas pasadas, que se hacen convierten en presente y en futuro.

Como lo ha señalado el Presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro, el legado de Ezequiel Zamora constituye la bandera de la lucha por la paz de la Revolución Bolivariana. El General del Pueblo “no es sólo el luminoso ejemplo de bolivarianismo vivo, encarna por nosotros la pasión combatiente por la paz” (…)

Hoy recordamos a este hijo de modestos propietarios, pertenecientes al estrato de los “blancos de orilla”, instruido en una zona rural convulsionada por las luchas de la emancipación, cuya fama de buen y respetuoso comerciante lo convirtieron en referencia y luego en dirigente regional, que atraía a escuchar su mensaje en el que incluía comentarios sobre la injusticia predominante, sobre la mala distribución de la tierra y la explotación del pueblo, en un lenguaje sencillo.

Un nuevo líder para los campesinos, que a raíz de la crisis económica y signos de malestar, asienta su influjo como jefe regional del liberalismo, llama inmediatamente a hacer la guerra a los godos en beneficio de los pobres, mientras Páez es nombrado jefe del ejército. En definitiva, se levanta en armas el 7 de septiembre de 1846, en la localidad de Guambra. “Tierra y hombres libres”, “respeto al campesino”, “desaparición de los godos”, eran las consignas esenciales de quien comenzarían a llamar “el general del pueblo soberano”.

Con un ejército de base campesina, Zamora entra en San Francisco de Tiznados y libra las acciones victoriosas de Los Bagres y Los Leones, pero debe batirse en retirada después del combate de Pagüito. No pierde oportunidad de insistir en la urgencia de una transformación que favorezca a los pobres. El 26 de marzo de 1847 es capturado y puesto a disposición del juez de primera instancia, en Villa de Cura; el tribunal lo condena a muerte el 27 de julio, pero su fuga de la cárcel lo libra del cadalso

Luego el presidente José Tadeo Monagas le conmuta la pena y lo coloca a su servicio en el batallón de Villa de Cura. Entre enero de 1848 y septiembre de 1849, Zamora participa en las campañas del gobierno contra el paecismo alzado. Barinas, Quisiro, Cabimas y San Carlos, son los sitios en los que demuestra su valor y talento militar. Le corresponde entonces la responsabilidad de conducir prisionero a Páez, de Valencia hasta Caracas.

En adelante, este valiente ocupa la comandancia de Maracaibo, Ciudad Bolívar, Barcelona y Cumaná. Asciende al grado de General de Brigada en 1854 y retorna a la vida pública cuando estalla la Revolución de Marzo de 1858. En Curazao establece contacto con sectores subversivos de Occidente, mientras Juan Crisóstomo Falcón hace lo mismo desde Saint Thomas.

El 23 de febrero de 1859 Zamora desembarca en La Vela de Coro, y denominándose Jefe de Operaciones de Occidente, hace que Coro se constituya en estado federal y organiza un gobierno provisional de Venezuela. Resulta victoriosa su campaña, gracias a la movilidad y disciplina que imprime a un ejército popular que crece constantemente, tanto en número como en entusiasmo, debido a su influencia personal.

El 23 de marzo triunfa en el encuentro de El Palito, a partir del cual planifica sus movimientos hacia los llanos occidentales. Toma San Felipe el 28 de marzo y reorganiza la provincia como entidad federal, con el nombre de estado Yaracuy. A continuación, hace triunfales entradas en Yaritagua y Cabudare, mientras los jefes del gobierno lo persiguen sin ofrecerle combate.

La lentitud y las previsiones del Ejército constitucional le permiten marchar con comodidad hacia Portuguesa, en cuyo territorio obtiene un sonado triunfo cuando bate a las fuerzas del gobierno en Araure, el 5 de abril de 1859. Después de intentar sin éxito la toma de Guanare, marcha hacia Barinas, cuyo asalto emprende el 16 de abril. Ante la resistencia de los defensores, se retira hasta San Lorenzo, donde aumentan sus tropas por la incorporación de nuevos contingentes populares. Con mayor fuerza intenta de nuevo la captura de Guanare, pero ante la proximidad de un poderoso ejército central, debe conformarse con entrar a la desguarnecida plaza de Barinas.

Allí establece un nuevo estado federal y recibe el título oficial de “valiente ciudadano”. Dedica entonces tres meses a la organización de sus fuerzas, con miras a realizar una acción decisiva que le permitiese después la marcha hacia el centro. Tal acción es la batalla de Santa Inés, ocurrida el 10 de diciembre de 1859, en la cual derrota al Ejército centralista. Se considera esta batalla como fundamental en el proceso de la Guerra Federal y como testimonio de las excepcionales cualidades de Zamora como conductor de tropas.

Después de Santa Inés, el General del Pueblo va rumbo hacia el centro del país, a través de Barinas y Portuguesa, pero antes de aproximarse a Caracas, resuelve el asalto a la ciudad de San Carlos. Durante las acciones preliminares para la toma de la plaza, recibe un balazo en la cabeza que le produce la muerte. Su deceso tuerce el rumbo positivo que tomaba el conflicto para los federalistas y produce la pérdida del más importante líder popular venezolano del siglo XIX. Muere en San Carlos, en el estado Cojedes, el 10 de enero de 1860.

Los restos de este valiente reposan en el Panteón Nacional ¡A 200 años de su nacimiento, todos somos Zamora! ¡Este es el año de la unión cívico-militar! ¡Adelante valientes!

Almiranta Carmen Meléndez/ OJO AVIZOR

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: