domingo , abril 18 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / En Brasil: Caos y violencia cobran la vida de líder sindical y más de 100 personas

En Brasil: Caos y violencia cobran la vida de líder sindical y más de 100 personas

FOTO: Cortesía

El asesinato de un líder sindical brasileño del sector transporte provocó una nueva paralización de autobuses en la ciudad de Espírito Santo, el estado brasileño que sigue sumido en el caos, luego de seis días de una huelga policial, durante la cual ya se registraron más de un centenar de homicidios violentos.

Según informes de la prensa local, grupos mafiosos, parapoliciales y delincuentes comunes se adueñaron de las calles en Espírito Santo, el segundo estado petrolero de Brasil ubicado entre Bahía y Río de Janeiro,

El transporte paró sus servicios debido al asesinato a tiros del presidente del sindicato de choferes de la ciudad de Guarapari, Walace Fernaziari, en las afueras de Vitória, la capital del estado. “Es como si hubiera un toque de queda decretado por los delincuentes”, afirmó un vocero del sindicato Sindirodoviarios.

Además, al menos dos autobuses de Vitória fueron amenazados por delincuentes o parapoliciales, quienes les advirtieron que, si circulaban, los vehículos iban a ser incendiados.

El gobernador del estado, Paulo Hartung, aliado al presidente interino Michel Temer, calificó la huelga policial en reclamo de aumento de salarios como un “secuestro”.

Irónicamente, el gobierno de Paulo Hartung estaba considerado ejemplar por haber aplicado a fondo el duro ajuste fiscal defendido por el equipo económico de Temer. La impotencia del gobierno provincial frente al movimiento ilegal de la Policía Militar puso en evidencia la fragilidad institucional que poco a poco se alastra por todo el mapa brasileño, frente a la discutible legitimidad del gobierno nacional surgido a raíz de un golpe institucional que culminó con la destitución de Dilma Rousseff en 2016.

Desde las ventanas de sus casas, los vecinos graban videos con escenas de robos a mano armada, saqueos a tiendas de electrodomésticos y destrucción de automóviles.

A su vez, el gobernador del vecino estado de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, admitió que existe preocupación por que la huelga se extienda o se produzcan “contagios” en otras regiones.

No hay cifras oficiales de los muertos por la ola de violencia, pero una portavoz del sindicato de la policía dijo a Reuters que desde el sábado se registran 106 homicidios, más de seis veces la tasa de asesinatos en el mismo período de 2016.

El pasado lunes llegaron fuerzas del ejército, enviadas por Brasilia a pedido del gobernador. Y el martes más hombres de una Fuerza Nacional de Seguridad, y para hoy son esperados más refuerzos. Ayer por la tarde, el gobernador Paulo Hartung pidió, además de los mil soldados que ya están en la capital, más tropas federales.

Aunque la Constitución establece que las Fuerzas Armadas no pueden ejercer funciones de seguridad pública en tiempos de paz, se trata de una medida inocua: al fin y al cabo, ni Ejército, ni Marina y menos la Fuerza Aérea recibieron el entrenamiento necesario. La llegada de los primeros 500 hombres del Ejército no impidió, por ejemplo, que los saqueos al comercio siguiesen sin control alguno, ni la quema de autobuses, ni los robos por doquier.

Los policías iniciaron la medida en demanda de mejoras a un sueldo base mensual de 2 mil 643 reales (847.96 dólares), que no ha sido reajustado en cuatro años. Espírito Santo, como muchos estados en Brasil, tiene graves problemas para asegurar servicios básicos como salud, educación y seguridad.

“En toda mi vida no había visto Vitória así”, asegura Rosenir Teixeira, jubilado.

Con información de: TeleSur

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: