martes , abril 20 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / NUESTRA HISTORIA: Beatrice Viggiani

NUESTRA HISTORIA: Beatrice Viggiani

 

Morta a Napoli la poetessa lucana Beatrice Viggiani

“Nací en la otra orilla del charco que es el océano. Nací en una ciudad de mar, y mi casa mirando la bahía.” Así empieza una de sus obras escritas Beatrice Viggiani, esa guara de corazón, esa larense nacida bastante lejos de esta tierra de cardones, buches y gentes sencillas y prodigiosas. Cuando la conocí ya estaba ella consustanciada con esta tierra crepuscular, con sus hombres y mujeres, con sus costumbres y sabores y sobre todo con su quehacer cultural.

Eran años de una inusitada y creciente actividad cultural. La Unión Cultural de los Barrios – UCB – estaba presente en cada rincón de este Barquisimeto y a cada rincón llegaba ella con sus escritos, con su voz, con su ejemplo, todos nuevos e incomprensibles por hombres y mujeres no acostumbrados a una modernidad, que parecía querer tomar sus espacios e imponer nuevas realidades.

Su tesón, su sensibilidad, su verbo, su gran humanidad, su forma de ver la globalidad del mundo le fue abriendo espacios y por cada rendija del arte, fue penetrando su amor y su mensaje: con poemas, con escritos, con charlas, con programas de radio y televisión, con una actividad explosiva en cada rincón de la ciudad, con su casa llena de libros, pinturas, esculturas, artesanías de toda la Patria, una sala comedor donde nos deleitaba con “El Gusto es mío” donde dejaba ver su pasión por la cocina y la conversa con una relación extremadamente humana que la llevaron a entrar para siempre en el corazón de la gente.

Esta mujer convulsionó el mundo cultural larense mostrando un mundo nuevo, aferrada a la tradición, a la historia, a la memoria, al pueblo. Muy llena de nosotros, pero siempre recordando su mar Tirreno que quiso encontrar en Choroní, de donde emigró por esas selvas tupidas del Parque Henry Pittier para venir a erradicarse a orillas del Turbio.

Podríamos llenar páginas tras páginas para hablar de esta extraordinaria mujer barquisimetana nacida “en la otra orilla del charco”, más prefiero dejar apenas una minúscula parte de su obra escrita.

“Me enamoré de este país. Como una alfombra. Sólo que ya soy sabia, y no le digo: písame, sino gracias. Porque me debo a ello. Al calor, la ternura, la imaginación, la vivacidad, la generosidad de este pueblo. Y me debo igualmente a las manipulaciones e intrigas que mis enemigos han tejido, las cuales conforman la historia de uno, igual que la dicha y la felicidad.” “No me busquen donde no existo- estoy en Lara – curvada sobre la tierra -. No busquen en grandes mansiones donde no estoy – estoy en América llorando como el jaguar a la luna en el corazón de Venezuela.” “Al hombre que con la caña dulce hacemos miche y con la leña y con la lengua fuego y con los besos otros seres.” “… hasta en los temblores de las grandes mariposas turquesas robadas al Amazonas y en las fábulas de García Márquez y Jorge Amado te quedaste para siempre Che en el cielo profundo y deseado de este tiempo.” “¿Sabes? Hembra, el mar de San Román y Adícora cuando te alcanza la hendidura es idéntico a la mano de tu amado macho, y estremece tus orígenes.” “Canto al Manteco del pueblo de esta ciudad le canto a las entrañas de Barquisimeto en el Manteco.” “Salsa de Ají Dulce “Mac Bimba” para untar. Las delicias desconocidas del trópico incluyen la liviandad de los ajíes.”

Hace días supe que el corazón de Beatricce dejó de palpitar, su cerebro de pensar y su mano de escribir. Quedé atónico y vinieron a mi mente tantos recuerdos, muchísimos. Fui a la biblioteca, busqué sus libros, su letra, volvía extasiarme en ellos y la siento tan cerca que me es posible oír el ritmo acompasado del latir de su corazón y siento dentro de mí que siempre estará acompañando nuestros pasos.

Edilio J. López P. | Cronista del Municipio Iribarren

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: