domingo , abril 18 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / LAS MENTIRAS DE CNN Y EL LADO ENCUBIERTO DE LA DEA

LAS MENTIRAS DE CNN Y EL LADO ENCUBIERTO DE LA DEA

Nunca antes la amenaza imperial había llegado a tales niveles de desparpajo y de intromisión grosera en los asuntos internos de un país, como los que se desarrollan desde la corporación mediática CNN, fundada por Ted Turner, contra Venezuela. Largo es el oscuro expediente mediático criminal de esta gigantesca corporación, que manipula y controla más de 1/3 del flujo de información en el mundo, capaz de presentar falsos positivos y escenarios imaginarios, para luego del ablandamiento de la opinión pública mundial, crear las condiciones que justifiquen una invasión o una masacre contra países que se resistan a obedecer sus dictámenes, en nombre de la lucha en contra del terrorismo y el narcotráfico que tanto dolor ha causado a la humanidad.

Muy reciente y aun sin desmontar, están los escenarios de utilería que usaron en la Plaza Verde de Libia para instigar sobre la necesidad de invadir al país que mayor desarrollo humano logró para su pueblo,   bajo el gobierno del presidente Muamar Gadafi, pero que al mismo tiempo poseía las mayores reservas de crudo liviano del continente africano y riquezas que superaban los 200 mil millones de dólares, que terminaron como parte del robo y del saqueo en las arcas de los países que lo aniquilaron.

¿Cómo olvidar aquellas supuestas armas de destrucción masivas que poseía el gobierno del presidente Sadam Husein? Estos medios de comunicación, entre ellos CNN, se encargaron de difundir como una verdad absoluta y que fue el argumento utilizado para invadir Irak y saquear su historia, sus tesoros y masacrar más de un millón de seres humanos inocentes. Allí estuvieron las cámaras de CNN y sus mercenarios de la comunicación, para contarle al mundo su visión interesada y falseada de lo que realmente ocurría. Mintieron descaradamente.

Recordamos el testimonio del corresponsal de CNN en Caracas, Otto Neustadlt en abril de 2002, cuando grabara la alocución de los militares golpistas para denunciar la muerte de personas, que no habían ocurrido aun en las calles de Caracas, pero que ellos  se encargarían  de difundir como ciertas, para crear una falsa matriz de que el gobierno del presidente Chávez estaba asesinando a su pueblo y así justificar la condena mundial y acto seguido aniquilar al chavismo y sus líderes, cosa que impidió el bravo pueblo venezolano al derrotar el golpe mediático que cuidadosamente planificó esta poderosa corporación de medios vinculadas muy estrechamente a la CIA y al Departamento de Estado norteamericano.

Luego vino todo el accionar de CNN en español, al dirigir una permanente campaña de manipulación y mentiras contra Venezuela que llevó  al gobierno bolivariano a tomar la decisión soberana de dictar medida cautelar y retirar esta venenosa corporación mediática de las cableras del país y preservar la paz, la salud mental de nuestro pueblo y el derecho a una comunicación veraz, imparcial y objetiva, cosa que nunca ha practicado CNN y que llevó  al propio presidente Trump a calificarla de basura y mentirosa.

Pero como los ataques y agresiones a Venezuela son permanentes, no podemos concluir estas líneas sin rechazar de la manera más enérgica las infames acusaciones arbitrarias y extraterritoriales cometidas por la oficina de control de activos extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. contra el Vicepresidente de la República Bolivariana de  Venezuela,  Tarek El Aissami, por carecer de las mínima legalidad internacional y vulnerar flagrantemente el derecho internacional público, la institucionalidad internacional, además de constituir una infamia contra una altísima autoridad del Estado, usando la artimaña de los falsos positivos para oxigenar la desprestigiada oposición venezolana, se pretende poner en la agenda del nuevo gobierno de EE.UU. la misma agenda de agresiones que el gobierno del expresidente Obama y el poderoso y mafioso lobby mayamero del Congreso de los EE.UU. dirigidos contra Venezuela.

Recordemos las operaciones encubiertas de la CIA y la DEA, en la cual se enviaban 800 kg de cocaína por semana de Colombia a EE.UU., vía Miami, de acuerdo al testimonio de Juan Pablo Escobar, hijo de Pablo Escobar Gaviria y que el dinero obtenido de esta operación de  tres años de duración, era utilizado para financiar la lucha contra el comunismo en América Latina.

Razón tenían Hugo Chávez y su ministro del interior y justicia para entonces, Tarek El Aissami, de expulsar de Venezuela a la DEA, de capturar y extraditar a los capos más buscados del mundo, que la DEA nunca veía y que puso al descubierto todo su entramado delincuencial y las operaciones a favor del narcotráfico y el paramilitarismo desde territorio colombiano hacia Venezuela, con el resguardo de siete poderosas bases militares, para cuidar el negocio más lucrativo que lubrica el sistema financiero estadounidense.

Por eso asesinaron a Hugo Chávez y ahora, por eso acusan falsamente a quien puso al descubierto la complicidad de la DEA en el narcotráfico.

#PalanteTarek

JULIO CHÁVEZ

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: