martes , abril 13 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / Imperialismo y Socialismo (parte II)

Imperialismo y Socialismo (parte II)

En tal sentido, se desarrollan una serie de pugnas tendientes al control hegemónico de las materias primas por parte de los monopolistas como por ejemplo: el petróleo, la hulla, los minerales, los cauchos, etc; con los capitalistas de las industrias de transformación.

De tal manera pues, que el capitalismo deviene en su fase última en imperialismo o capitalismo monopolista. Por lo que se evidencian numerosos hechos que corroboran esta aseveración, por ejemplo los carteles se distribuyen los mercados de ventas, fijan la cantidad de productos a fabricar, establecen los precios y otros; es decir subscriben pactos y acuerdos en cuanto a las condiciones de venta.

Indudablemente, el imperialismo se vale de una serie de métodos,  técnicas y estrategias para monopolizar todos los aspectos de la vida del ser humano como por ejemplo se palpa claramente el acaparamiento de la mano de obra calificada, se aglutinan los mejores ingenieros, las vías y medios de comunicación “las líneas férreas en América, las compañías navieras en Europa y América”, por lo que se observa que los medios sociales de producción están en manos de un puñado de monopolistas, es decir un grupúsculo reducido de capitalistas explotadores de las condiciones de vida del obrero que cada día es más paupérrima; mientras que la maximización de la tasa de beneficios(plusvalía) y la “explotación del hombre por el hombre”  por parte de los capitalistas monopolistas es un hecho irrefutable.

Como brillantemente lo explica Vladimir Lenin con lujo de detalles y datos estadísticos concretos y precisos no solamente suceden luchas intestinas o competencias desproporcionadas entre los grandes, magnates y las pequeñas factorías o mejor dicho entre empresas atrasadas, débiles y establecimientos fabriles que poseen una tecnología sumamente adelantada. La particularidad característica notoria consiste en el agotamiento y asfixia de todas aquellas empresas que son renuentes a aliarse a las actividades monopolistas.

De lo que se trata es del acaparamiento de los medios sociales de producción en un círculo reducido de expoliadores capitalistas que pulveriza en todos los quehaceres vitales del congénere humano, valiéndose de los diferentes tentáculos poderosos como verbigracia: los cartels, los trust internacionales y los sindicatos capitalistas más otras variantes, que aplastan o aniquilan a todas aquellas factorías reacias a integrarse.

Específicamente, Lenín hace alusión referente a las maniobras estratégicas de los cartels para adueñarse de las más importantes fuentes de materias primas, es el caso concreto y especifico de la industria de cemento a comienzos del siglo pasado que se encontraba en esa coyuntura histórica extremadamente cartelizada en Alemania, adquiere empresas que no forman parte de los sindicatos capitalistas, arruinan establecimientos pequeños con la finalidad de comprarlos y de esa manera pasen a engrosar a esta organización capitalista monopolista.

En esta dirección, se puede enfatizar en la función relevante que desempeñan los bancos ya que estas instituciones se encargan de convertir el capital monetario inactivo en activo es decir: ofrecen jugosos beneficios, aglutinan en su poder los diversos ingresos metálicos para que finalmente sean controlados por el capitalismo monopolista y de esta forma se convierten en omnipotentes, concentrando en su poder los medios sociales de producción.

JULIO CÉSAR MORALES MARQUINA

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: