sábado , octubre 20 2018
Inicio / Archivo / #LITERATURA En la presentación del libro En des(uso) de razón: El Caupo sigue vigente en su mensaje y legado

#LITERATURA En la presentación del libro En des(uso) de razón: El Caupo sigue vigente en su mensaje y legado

 

Freddy Castillo Castellanos, Jesús Enrique Barrios, Manuel Ovalles y Rosario Anzola, compartieron anécdotas y viviendas para retratar a Caupolicán Ovalles FOTO: MARÍA BEATRIZ MONTERO OCHOA

 

Decir Caupolicán Ovalles (1936-2001), es navegar entre un verbo siempre en presente y decidido a convocar, a despertar, a mirar. Su pluma viaja entre la sátira como forma de expresión, pero también con la nostalgia propia de la elegía. Su arte literario fue a través de la poesía y de los movimientos artísticos de vanguardia, que nacieron en Venezuela y provocaron reflexiones, así como exilio.
Pero su poesía no fue complaciente, más bien combativa. Gritaba, lloraba, denunciaba con sus palabras, los maltratos que recibía una sociedad que carecía de rumbo y orientación.
En 2016, se editó una antología En des(uso) de razón. El libro fue presentado por su hijo Manuel Ovalles, quien también se encuentra en la Fundación Caupolicán Ovalles, a él lo acompañaron la escritora Rosario Anzola, el poeta Jesús Enrique Barrios y el docente e investigador Freddy Castillo Castellanos.
La librería El Clip fue el espacio, para un encuentro de recuerdos y anécdotas, que de alguna forma permitieron a los barquisimetanos, acercarse a la figura de este enigmático escritor venezolano, así como a ese lado sensible, humano y particular que lo caracterizaba.
La ocasión sirvió además, para conocer los proyectos y las propuestas que se realizarán, para desempolvar y de alguna forma comprender el mensaje literario del Caupo, como le dicen sus amigos, un discurso vigente que logró trascender el tiempo, las barreras propias de la memoria, e incluso se convierte en llama ardiente que se enciende para dar luz y calor a la sociedad venezolana.

Vuelve a su fuero
A Manuel Ovalles todos lo llaman cariñosamente Manuelito, el séptimo hijo de Caupolicán Ovalles ha emprendido una misión: “rescatar del olvido ese fantasma con asma que es Caupolicán, que camine y que vuelva a su fuero, que recorra al país”.
Para ello se ha creado la Fundación Caupolicán Ovalles, presidida por Miguel Marcotrigiano.
“A través de la fundación se creó la cátedra itinerante Caupolicán Ovalles, comenzamos en la UCAB y recorrerá otras universidades del país, donde se estudie Letras, Literatura, Periodismo. La intención es animar a los docentes para que incorporen la poesía venezolana en su pensum de estudios”, explicó Manuel Ovalles.
– ¿La antología En des(uso) de razón es una necesidad, para voltear la mirada a la vida y obra de Caupolicán Ovalles?
Es un abreboca, una deuda que se tenía con su obra, una necesidad para la academia, le añadimos otras características para hacerla más interesante. Como hijo de Caupolicán Ovalles he estado promocionando su obra poética, impulsado por investigadores, como Miguel Chillida quien tenía lista la antología de mi padre para ser editada hace dos años y se hace a través de los amigos de Editorial Rayuela. Se amplía la antología a través de una gran cantidad de análisis diversos sobre la figura de mi padre, así como de cinco entrevistas realizadas por Miyó Vestrini, Mary Ferrero, Carmen Virginia Carrillo, Esther Coviella y Nelson Dávila, quienes indican cómo es el personaje, ya no son sus poemas es el propio Caupo el que habla. Tiene una faceta desconocida de investigador histórico, él prologó siete libros. Aunado a eso, se incorporaron fotografías, fui al Archivo Nacional, conseguimos una presentación de imágenes. Hay textos de Héctor Silva Michelena, Rodolfo Izaguirre, un poema de Adriano González León que conseguimos en casa, y una semblanza elaborada por mí.
– ¿Era el estallido verbal una forma de meditar y reflexionar de Caupolicán Ovalles?
– Juan Lizcano dijo que lo mejor de Caupolicán era su literatura oral, yo lo acompañé muchas veces, tenía una facilidad de dar mítines. Podía versar sobre muchos temas, tenía una memoria y una genialidad de dar discursos: gesticulaba, actuaba, lloraba, interactuaba con el público. Cuando cumplió 50 años Argimiro Briceño León escribe un poema a cuatro manos con él, de cuatro líneas. Mi padre empezó el discurso con la primera línea y lo culminó con la última. Cuando nacieron los movimientos vanguardistas como Sardio, El Techo de la Ballena, La República del Este, Sabana Grande parecía cualquier avenida de Paris, era una época de mítines, se creó esa cultura, y la gente iba a verlos y escucharlos.

Con su arpón dando tumbos
El Techo de la Ballena dejó un impacto en Venezuela y en América Latina. Sus precursores, entre escritores y artistas plásticos seguidores del movimiento beats, hicieron lo propio hacer resonar la crítica social a través del arte.
– ¿Hay posibilidad de que resurja El Techo de la Ballena?
– Estoy maravillado al ver la cantidad de jóvenes que quieren ser poetas. En la cátedra en la UCAB, de 45 muchachos, 33 escriben poemas. Los componentes sociales podrán germinar en esta nueva generación, con artistas plásticos, con DJ’s. Desde la Fundación Caupolicán Ovalles queremos dar a conocer que se hizo en ese movimiento influenciado por los beats, todos los nombres y todos los personajes que estuvieron allí.
– ¿Qué importancia tendría un movimiento artístico en la Venezuela de hoy?, ¿Qué tienen que decirnos los artistas?
– Uno de los motivos por el cual hago este homenaje a mi padre, es porque me recuerda mis raíces venezolanas, hay que rescatar el tema de los valores. Los artistas venezolanos deben fijar una posición y la primera debe ser: yo no me voy del país. Por eso viajo y siembro la obra de mi padre.
– ¿Sigue siendo Caupolicán Ovalles un ballenero inmortal?
– Él debe estar con su arpón dando tumbos.
– Si pudiera resumir con una palabra la obra de Caupolicán Ovalles, ¿Cuál sería?
– Irreverencia.

La promesa del verbo
La Fundación Caupolicán Ovalles creó una página web y las redes sociales, dentro de seis meses lanzarán en plataforma digital cinco poemarios del escritor venezolano.
El 1 de Mayo, cumple 55 años el escrito ¿Duerme usted señor presidente? Se hará una edición bilingüe, español- inglés. En esta edición se incluirán dos trabajos nuevos de Francisco Ardiles y de Miguel Marcotrigiano, y una propuesta del artista plástico Víctor Hugo Irazábal.
El 20 de abril, se presentará en la librería Sin tarima de España, la antología. Contará con la presencia de JJ Marcelo quien hizo la introducción del libro y del escritor venezolano Juan Carlos Chirinos.
Hay tres libros en proyecto. Caupo bajo el techo coordinado por Miguel Marcotrigiano con textos de nuevos autores. Ensayos sobre la crítica de Caupolicán Ovalles por Francisco Ardiles. Y el periodista marabino Gilberto Márquez está preparando un libro sobre la República del Este.
ADRIANA CICCAGLIONE/ CIUDAD BQTO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*