martes , abril 20 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / FUERON LOS COLECTIVOS (I)

FUERON LOS COLECTIVOS (I)

Vivimos actualmente una de las etapas de la humanidad donde la información viaja en cuestión de segundos. Estar informados ya no es solo para unos pocos, pasó de ser un privilegio a ser algo cotidiano y necesario. Los antepasados se quedarían locos si los trajéramos al futuro y vieran como por un teléfono celular de apenas 8 centímetros se puede enviar una foto y un video desde Barquisimeto a Pekín y no tardaría más de 2 minutos en ser recibido, visualizado y respondido.

Esta es una carrera que no se detiene, como el avance de la medicina y las armas militares, la comunicación esta hoy en día en un plano superior, las masas a diario consumen más información que alimentos gracias a la internet y a todos los medios dedicados a comunicar cada segundo los acontecimientos del planeta. La mayor parte de la población que consume comunicación son jóvenes entre 12 y 35 años y son quienes más le dan uso a las redes, tanto así que al calor de crecimiento de las tecnologías, han nacido oficios dedicados solo a la explotación de los medios digitales, desplazando el trabajo manual y  usando un poco del trabajo intelectual, esto nos dice que estamos a las puertas de generaciones carentes de creatividad para la producción material pero con todo el interés en solo dedicarse a la creación de contenidos digitales, que no responden  ni a un 20 por ciento a las necesidades de las mayorías, solo se dedican (y se dedicarán) a entretener y divertir.

Lo antes mencionado nos deja en claro algo, no todo lo que se comunica actualmente esta basado en hechos reales. La invasión a países del medio oriente se da ahora en base a las armas de la comunicación primero y luego a las balas y cañones, caso Libia, Siria, Afganistán y más países no solo del medio oriente. La crisis económica de nuestro país, sumado a políticas institucionales desgastadas que nos hicieron perder la Asamblea Nacional en el 2015, han dado como resultado los escenarios violentos en algunas ciudades importantes, donde jóvenes que responden a los intereses de los poderosos (ya sean sus propios hijos cachetes rosados o chamos sin conciencia social), han formado grupos de choque, bien entrenados y organizados que se caen a bombas y piedras con los antimotines de la GNB y la PNB casi a diario, bajo las consignas de “Fuera Maduro” y muchas más, ponen guayas para degollar motorizados, queman árboles y perros, incendian hospitales, CDI, llenan de aceite las vías, lanzan bombas con excrementos, utilizan armas de fuego  y un montón de actos terroristas que ya la gente desaprueba por que no solucionan el problema de fondo que es la economía nacional. No queremos profundizar sobre la composición de las guarimbas, sus objetivos o recursos, eso ya lo tenemos bastante claro, al hecho de que tenemos que organizarnos mas bien a la hora que pretendan pasar sus ataques del centro a la periferia, porque si no nos activamos, nos van a acabar. Queremos centrarnos mejor, en como los actos de asesinatos y violencia que ellos mismo generan, pretenden achacárnoslos a los movimientos sociales, comunas y colectivos.

No es la primera vez que los escuálidos salen a incendiar las calles, desde el 2001, cuando se anunció la reforma agraria y la ley de hidrocarburos se prendieron los ataques al sistema eléctrico, el paro petrolero que duro año y medio, que trajo las primeras colas del siglo a Venezuela, el paro empresarial, los asesinatos etc. Un caso famoso fue el de un trasportista al que un grupo de opositores le quemaron la buseta por negarse al paro de trasporte y lo tildaron de chavista, la prensa internacional título que los “círculos bolivarianos” fueron los responsables del ataque, ¿suena familiar la cosa? ¿No es parecido cuando dicen fueron los colectivos? Así que esa rabia opositora y las tácticas de los falsos positivos son históricas. Vámonos ahora al significado de las cosas, la palabra colectivo, del latín collectivus, un colectivo es una agrupación social donde sus integrantes comparten ciertas características o trabajan en conjunto por el cumplimiento de un objetivo en común. En Venezuela nos reconocemos como colectivos, movimientos, frentes, fuerzas etc, todas la organizaciones sociales que queremos construir un mundo nuevo, así como también los hay de oposición e independientes. La mayoría de los colectivos revolucionarios nos dedicamos a la cultura, el arte, la lucha política, los frentes de trabajadores y otros oficios.

Han pretendido tildarnos de paramilitares y asesinos, cuando quienes comenten esos actos son los guarimberos, pero ¿es casual todo esto? Así como estamos al frente de la lucha social, somos también la primera línea que saldrá al combate a la hora del conflicto, he allí la razón del ataque directo y frontal contra los “colectivos”. Ellos ni siquiera saben de qué se trata un colectivo, hasta identifican a un individuo como un colectivo, cosa absurda. El objetivo es más que claro, la satanización de todo movimiento social subversivo que atente contra el orden mundial establecido, en el 2002 eran los círculos bolivarianos, ahora somos los colectivos, saben de las capacidades de trasformación social que los colectivos podemos desarrollar en los barrios, las formas de organización que hará impenetrables las bases del pueblo, con esas capacidades no cuentan ni contarán ellos, porque a ellos si no les pagan, no salen a protestar, en cambio nosotros, somos como los guerrilleros en las montañas, militantes firmes y comprometidos con la idea. Nos vamos entonces a lo escrito al principio, el uso masivo de las redes sociales contra los movimientos sociales revolucionarios, los acontecimientos se dan en nuestras calles, en Madrid o Miami se cosen las fotos y acá se montan las informaciones que rodarán por el mundo tildando a los colectivos de asesinos. Un hecho reciente fue el de un guarimbero idiota que se prendió en candela intentado quemar una moto que le arrebataron a los policías y se tituló en el mundo que los colectivos de maduro quemaron al pobre estudiante.

Así están las cosas en Venezuela, un montón de jóvenes que no entienden lo productivo que es la explotación de la tierra y la industrialización planificada del país para cambiar la economía. Los guarimberos no son héroes de la patria, héroe es el joven que está sembrando papas en las montañas de los andes, heroína es la chama que está cosechando maíz en oriente y héroes también son todos los panas que están estudiando y trabajando de verdad en este momento tan difícil para la Venezuela nueva.

FUERON LOS COLECTIVOS (I)

COLECTIVO NUESTRA CLASE

@NUESTRACLASE89

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: