sábado , abril 10 2021
Noticias Destacadas
Inicio / Archivo / TRANSPORTISTAS BOLIVARIANOS: “Durante el paro sufrimos robos, secuestro, agresiones y amenazas”

TRANSPORTISTAS BOLIVARIANOS: “Durante el paro sufrimos robos, secuestro, agresiones y amenazas”

Representantes de varias líneas de transporte, que decidieron no sumarse al paro convocado por transportistas privados en el estado Lara, denunciaron que sufrieron agresiones por parte de los afiliados del Sindicato Automotor. Retuvieron varias unidades, bajaron a los pasajeros y robaron el dinero a los choferes que las manejaban.

“Nosotros no acatamos lineamientos del Sindicato Automotor, somos autónomos y las líneas que están afiliadas en nuestro sindicato, decidieron no sumarse al paro que convocó la gente de Erick Zuleta. Esos señores utilizan el transporte como medio de chantaje para conseguir objetivos que a la larga perjudican a los usuarios”, destacó Carlos Arroyo, presidente del sindicato bolivariano ACTBOLCO.

EL PARO TIENE INCLINACIONES POLÍTICAS

Según Arroyo, el paro de transportistas no tuvo sentido, puesto que las reivindicaciones económicas que exigen, están cubiertas por las instituciones del Estado. “Muchos de nosotros algunas vez pertenecimos a ese sindicato de Zuleta, pero nos retiramos porque vimos que las intenciones tenían muy poco que ver con los interese del gremio, éramos utilizados con fines políticos derechistas”, apuntó.

“En estos momentos, el señor Zuleta y la organización política derechista que está detrás de él, están usando la situación país para beneficios muy distintos a los de los transportistas”. Denuncia que bajo la fachada de las reivindicaciones de los transportistas, se esconden intereses políticos de sectores terroristas, cuyo interés es derrocar al actual Gobierno.

Al mismo tiempo, señala que hay intereses económicos no menos poderosos: “para nadie es un secreto los negocios del señor Zuleta con muchas empresas del sector privado, para su beneficio. De igual manera, utiliza el poder del gremio para manipular a su manera la situación del país”.

Asegura que las intenciones políticas de los múltiples paros que ha convocado el Sindicato Automotor este año, afloran, “al percatarnos que son ellos los que obtienen mayores beneficios de la proveeduría, nosotros no somos tan premiados como ellos, reciben cauchos, baterías y repuestos en grandes cantidades, peros aun así se quejan y ejecutan acciones que perjudican a los usuarios, eso evidencia que hay intereses más allá de lo reivindicativo”.

“Es algo netamente político, se puede agregar que existen reuniones donde los transportistas acuerdan con las instituciones del Estado los plazos del pago del pasaje estudiantil, se evalúan los posibles aumentos y muchas cosas más. Los señores del Sindicato Automotor, salen de las reuniones a decir y hacer todo lo contrario de lo que se han comprometido en las reuniones. Sus intenciones son otras, es la única razón de esta forma de actuar, es un ultraderechismo de frente”, sentenció.

ROBOS Y AGRESIONES POR PARTE DEL SINDICATO AUTOMOTOR

Los trabajadores del volante, declararon a Ciudad BQTO, que durante las jornadas de paro, ellos decidieron salir a trabajar como todos los días. No obstante, algunas de las unidades de sus líneas afiliadas fueron atacadas con piedras, además que fueron asaltadas y secuestradas por parte de miembros del Sindicato Automotor.

José Figueroa, presidente de la línea ‘Ruta 3’ aseveró: “A las 10 am de este lunes, en la calle 42 con carrera 30, uno de nuestros avances prestaba su servicio y se dirigía hacia el obelisco cuando fue interceptado por una marcha de los señores del Sindicato Automotor que se dirigía a FONTUR. Cuando se percataron que estaba trabajando, se montaron en la unidad y lo bajaron a golpes, bajaron groseramente a todos los pasajeros de la buseta y no conformes, le robaron el dinero que había recolectado hasta esa hora, le robaron los habladores, la batería y le partieron los vidrios”.

Asegura que las coacciones verbales que reciben en la calle son permanentes, desde amenazas de golpizas y asesinato, hasta de quemarles las unidades para que cesen el trabajo.

Ramón Ventura, presidente de la ‘Ruta 16’, también denunció agresiones por parte de los transportistas del Sindicato Automotor contra las unidades de su sector: “Los conductores de la línea Ruta 13, nos secuestraron dos unidades en la pasarela del cementerio nuevo. Procedieron a saquearlas, les quebraron los vidrios y les robaron cauchos, reproductores, sonidos y todo lo que pudieron llevarse”.

Lamenta el proceder de este sector del gremio que, mientras se queja frente a las cámaras y clama por mejores condiciones para los transportistas, por debajo de la mesa, asaltan y destruyen las unidades de sus compañeros de labor.

UN LLAMADO A LA PACIENCIA

Los transportistas bolivarianos han estado aprovechando todos los espacios para dirigirse a la población que se aglomera en las paradas esperando vehículos para trasladarse. Hacen un llamado a la paciencia y a la prudencia puesto que Venezuela pasa por una situación ‘atípica’, la cual necesita la colaboración de todos para salir de ella.

Aseguran que de parte de ellos, seguirán trabajando a tiempo completo para brindar un buen servicio a la población, adaptándose y respetando las normas y las leyes de la República. “Ya llegará la hora en que los mafiosos tendrán que abandonar sus prácticas de chantaje contra la nación y de robo contra los usuarios”, subrayan.

Aseguran que los problemas se resuelven con la paz y no con la violencia y la intolerancia. El país se construye con trabajo y no con anarquía.

‘GUARIMBEROS DEL TRANSPORTE’

Carlos Arroyo sostuvo que los actos terroristas, denominados ‘guarimbas’, que se han alargado por meses en varias zonas del país, están íntimamente ligados a las acciones de los transportistas privados, puesto que el mismo partido político que patrocina el terrorismo, tiene en su cantera al señor Zuleta entre otros activistas. “A pesar de las amenazas y de las incidencias que hemos tenido, primero con las guarimbas terroristas y ahora de parte de miembros de nuestro propio gremio, seguiremos trabajando y dando respuesta a las personas que requieren traslado”.

Lamentó que ahora, quienes quieren trabajar, deben cambiar de rutas para no coincidir con los compañeros de gremio que los agreden, pero insistió en que su deber es prestar el mejor servicio al ciudadano de a pie, para que puedan llegar a sus trabajos, llevar a sus niños a las escuelas o dirigirse a los centros de salud.

Finalmente, hizo hincapié en que el transporte público es un medio entre el ciudadano y los problemas cotidianos de este. “De nuestro trabajo depende que una persona reciba tratamiento médico o que un padre de familia llegue a su puesto de trabajo para llevar el alimento diario a su mesa, es algo irresponsable que por intereses mezquinos algunos se vayan de paro sin importarle los problemas de los otros ciudadanos”, concluyó.

 

ALEJANDRO GIL RIVERO I CIUDAD BQTO

Acerca de editorweb

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: