viernes , noviembre 27 2020
Inicio / Archivo / Vitico entre los inmortales del beisbol

Vitico entre los inmortales del beisbol

Vitico Davalillo inscribió su nombre en la historia del beisbol profesional venezolano, el domingo 28 de enero de 1973, con una memorable atrapada que le arrebató un jonrón al poderoso bateador de esa época Bob Darwin.

Ese día se efectuaba el quinto juego de la serie final de la temporada 1972-1973, entre Leones del Caracas y Águilas del Zulia, que ganaban los rapaces 3 carreras a 2, en el estadio Universitario.

En el sexto episodio, Bob Darwin (quien había terminado la campaña regular como campeón jonronero con 19 bambinazos con el equipo Magallanes), jugaba como refuerzo del Zulia, conectó un largo batazo por los lados del jardín central y Vitico Davalillo con un enorme salto atrapó la bola para robarle ese vuelacercas.

Había dos corredores en base y posteriormente Caracas volteó la pizarra para ganar el juego 4 a 3 y titularse campeón.

En otra oportunidad, el 18 de octubre de 1977, Davalillo reafirmó su condición de excelente bateador, en el sexto juego de la Serie Mundial, realizado en el Yankee Stadium de Nueva York, ante 56 mil 407 espectadores, cuando entró a batear como emergente en el noveno inning por el receptor de los Dodgers, Steve Yeager.

El criollo tocó la bola magistralmente por terrenos del tercera base, para adjudicarse un indiscutible con 2 outs e impulsar a Steve Garvey desde la antesala, para acortar la ventaja que tenían los Yanquis, sin embargo, no pudo evitar que los mulos ganaran el juego, con marcador de 8-4 y se titularan campeones.

COMENZÓ COMO LANZADOR

Sus comienzos fueron como lanzador, no obstante, su bateo prevaleció para que lo movieran a otra posición, donde pudieran aprovechar su ofensiva a diario, razón por la cual lo colocaron en los jardines y en la primera base.

En 1959, Víctor Davalillo dejó como lanzador un registro de 16 victorias y 7 derrotas, con el equipo Palatka, de la Liga del Estado de Florida (EEUU).

En 1962 con el conjunto Jacksonville, Davalillo demostró su capacidad ofensiva al quedar como líder bate en la Liga Internacional con .346 de promedio, 200 imparables conectados, entre ellos 11 cuadrangulares y 18 triples; 69 carreras impulsadas, 296 bases alcanzadas y 24 robos de base.

Su debut en las Grandes Ligas se produjo el 9 de abril de 1963, en el jardín central con Indios de Cleveland, equipo con el cual jugó 5 temporadas (de 1963 a 1968).

Entre sus destacadas actuaciones está la de haber sido el primer venezolano en sobrepasar los .300 puntos de promedio ofensivo, al quedar en el tercer lugar entre los bateadores de la Liga Americana con .301, detrás de Tony Oliva y Carl Yastrzemski, en la temporada de 1965 y en esa oportunidad quedó como líder de Cleveland, con 26 robos de bases, números que le valieron para salir en la portada de la prestigiosa revista The Sporting News.

Tuvo una destacada actuación en 17 temporadas en las ligas mayores, donde jugó con los equipos Indios de Cleveland (1963-1968), Angelinos de California (1968-1969), Cardenales de San Luis (1969-1970), Piratas de Pittsburgh (1971-1973), Atléticos de Oakland (1973-1974), y Dodgers de Los Ángeles (1977-1980).

En la gran carpa actuó en mil 458 juegos, con cuatro mil 17 turnos al bate, mil 122 imparables conectados, entre ellos 36 cuadrangulares.

Anotó 509 carreras e impulsó 329 y quedó con promedio de bateo de .279. Ganó el Guante de Oro en 1964 y estuvo en el Juego de Estrellas en 1965.

Jugó en 5 postemporadas, participó en 4 Series Mundiales para 3 equipos diferentes (Piratas de Pittsburgh, Atléticos de Oakland y Dodgers de Los Ángeles). Se tituló campeón del Clásico de Otoño con los Piratas de Pittsburgh en 1971 y con los Atléticos de Oakland en 1973.

MÁS HITS CONECTADOS EN VENEZUELA

Víctor Davalillo es uno de los más destacados peloteros en la historia del beisbol venezolano.

Jugó en Venezuela en 30 temporadas. Se inició con Leones de Caracas desde 1957 hasta 1975 y de 1985-1986 a 1986-1987); Portuguesa (1975-1976) y Tigres de Aragua (1976-1977 a 1985-1986).

Actuó en mil 282 juegos en 30 temporadas. Tuvo cuatro mil 636 turnos. Conectó mil 505 hits (récord hasta ahora imbatible), entre ellos 34 jonrones, 50 triples y 192 dobles. Anotó 666 carreras, impulsó 483, robó 138 bases y dejó un excelente promedio ofensivo de .325, que lo coloca entre los mejores.

EXCELENTE PERSONA

Matías Rivero, quien fue uno de sus dirigidos cuando militaba en el equipo de INOS, en el beisbol doble A, expresó que “como persona es excelente, porque le gusta ayudar a los demás y siempre está atento para solucionar los problemas de sus semejantes”.

“Como entrenador es un verdadero docente, porque enseña lo que sabe a través del método de intervención de igual a igual, es decir, todo lo que enseña al discípulo, después éste tiene que enseñar a sus compañeros y como es cíclico, todos tienen un aprendizaje permanente. En ese aspecto es muy disciplinado y muy trabajador a tiempo completo”.

Rivero agregó que “como mánager fue uno de los mejores que tuvimos en las filas aficionadas, hasta el punto que durante el tiempo que nos digirió fuimos campeones en muchas oportunidades en la máxima categoría amateur”.

CIUDAD CCS

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

A %d blogueros les gusta esto: