domingo , septiembre 22 2019
Inicio / Archivo / La oposición venezolana y la práctica esquizofrénica de su dirigencia

La oposición venezolana y la práctica esquizofrénica de su dirigencia

JULIO CHÁVEZ

La dinámica de la acción política en el mundo actual es bastante compleja, por el papel que juegan las redes sociales en su impulso informativo. Las noticias sobre hechos políticos quedan desactualizadas por esa dinámica y quienes lo trabajamos, debemos movernos con cuidado para no ser reiterativos en los tratamientos y análisis, porque corremos el riesgo de que hayan sido tratados en otro momento. Todo lo anterior es cierto, en el marco de una sociedad donde los actores políticos actúan con coherencia e, independientemente de su rol de oposición o gobierno, la conducta de sus líderes sirve de orientación a su militancia, en el desarrollo de una actividad tan importante como la política, en su acepción más seria y de compromiso con la sociedad y el país en donde se desarrolla.

Lamentablemente, en el caso de la oposición venezolana, el anterior análisis no aplica por las erradas políticas de sus dirigentes. El decir hoy algo, de manera categórica, para mañana desdecirse, sin ninguna vergüenza, es una conducta habitual. Trataremos de hacer un recuento de lo afirmado anteriormente, ante la posición asumida con respecto al llamado a elecciones de alcaldes que hizo el CNE, para diciembre de 2017. Desde principio de este año, comenzaron a exigir el adelanto de elecciones para gobernadores, alcaldes y hasta las presidenciales, programadas para el año 2018. Con ese fin se lanzaron a las calles y desde abril hasta julio desataron actividades terroristas que generaron muertes y daños materiales incalculables. Ante el panorama dantesco en que se encontraba el país, el presidente Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente, con un proceso de elecciones para el 30 de julio, donde se elegirían los constituyentistas, en un proceso organizado por el CNE. En este proceso se negaron a participar y el pueblo chavista les dio una lección con una participación de más del 60%. Quedaron fuera de la ANC. Una vez instalada la ANC y la llegada de la ansiada paz del país, se hizo un llamado a elecciones a   gobernadores para el 15 de octubre, proceso en el cual decidieron participar, después de haber planteado que no confiaban en el CNE y que ir a elecciones era una traición a los “guerreros por la libertad” que habían lanzado al sacrificio. Al abrirse los lapsos de inscripción, salieron en tropel a inscribirse en todos los estados y, de nuevo, el pueblo chavista los derrotó con la obtención de 18 gobernaciones contra 5 de la oposición. Vean esto: fue un proceso propiciado y validado por la ANC, ante la cual tenían que juramentarse los gobernadores electos, pero tanto AD como Primero Justicia se negaron a que sus gobernadores hicieran esta juramentación ante la ANC, cuestión que fue rechazada por los mismos ganadores y cuatro de ellos si cumplieron con este mandato constituyente. El gobernador de Primero Justicia se rebeló y obligó a repetir en diciembre las elecciones en el Zulia. Este ir y venir en cuanto a sus decisiones los sumergió en una profunda crisis que hizo desaparecer a la MUD. En aras de la normalización del país, la ANC decide adelantar las elecciones a alcaldes para diciembre, con el mismo CNE que organizó las de gobernadores y, hoy, esa misma oposición que exigía adelanto de elecciones y que participaron en las anteriores, deciden no participar porque no hay garantías suficientes. Paramos aquí, para que alguien nos explique a nosotros y a la militancia opositora la conducta de este liderazgo esquizofrénico.

Lo único claro en esta conducta, es que las decisiones de la oposición están fuera de nuestras fronteras.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*