jueves , diciembre 14 2017
Inicio / Archivo / En todo el mundo se celebró el centenario de la Revolución Bolchevique

En todo el mundo se celebró el centenario de la Revolución Bolchevique

 

La Revolución de Octubre fue una victoria de la humanidad contra la barbarie FOTOS REFERENCIALES

La madrugada del 25 de octubre de 1917 (7 de noviembre según el actual calendario), un cañonazo rompía el silencio sepulcral de las calles de Petrogrado, actual San Petersburgo. Era ‘la señal del Aurora’ que indicaba a los obreros de las principales fábricas de Rusia, que era hora del asalto al Palacio de Invierno, sede del gobierno provisional burgués.

Por sencillo que parezca ese acontecimiento que ocurrió hace 100 años, ayer 7 de noviembre, fue celebrado por millones de personas en todo el mundo. Desde Rusia, Francia o Angola, hasta los rincones más apartados de Asia, los trabajadores conmemoraron este hecho como si hubiera ocurrido en sus propios países y como si fuera parte de sus propias tradiciones históricas. En la totalidad de los países de América Latina también hubo festejos por la fecha.

¿Qué hace a esta fecha merecedora de las simpatías de millones? ¿Por qué otros acontecimientos de similar importancia histórica no se celebran del mismo modo?

QUÉ TIENE DE ESPECIAL LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE

El movimiento social de la humanidad hacia el progreso, desde la sustitución del régimen de la comunidad primitiva, pasando por el esclavismo y el feudalismo hasta el capitalismo, generó acontecimientos que han marcado los destinos de la humanidad como especie.

La Revolución Francesa (1789), por ejemplo, que marcó la caída del feudalismo y el ascenso de la burguesía como clase dominante y extendió las relaciones de producción capitalistas por las principales economías, se trata de uno de los hechos de mayor repercusión en la historia, que sentó las bases de todo el entramado político, económico y jurídico de hoy. Sin embargo, su importancia no corresponde con la celebración que se hace de su aniversario cada año.

La aparición de una nueva sociedad, hasta entonces, se trataba de la sustitución de un grupo de explotadores por otro. Así, con la Revolución Francesa, la clase de los capitalistas sustituyó a la aristocracia y al clero feudal.

La Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917, por su parte, fue un acontecimiento natural, científico desde el punto de vista social que se produjo ante la descomposición del capitalismo. pero con la Revolución Bolchevique, se destronaron a todas las clases explotadoras y el poder pasó a manos de las grandes mayorías explotadas y oprimidas.

Este hecho es la razón por la que ayer, todos los pueblos del mundo manifestaron su añoranza por este proyecto histórico que fue temporalmente derrocado en 1989, pero que sigue estando presente en las mentes de millones de trabajadores.

CONTEXTO

Para finales del siglo XIX e inicios del XX, el régimen capitalista adquirió nuevas cualidades. De la libre competencia, que lo había caracterizado hasta entonces, el capital industrial y el bancario se fundieron dando origen a lo que actualmente se conoce como capitalismo financiero o imperialismo, en el cual los monopolios pasaron a dominar los nervios de la política mundial, trascendiendo las fronteras nacionales y estableciendo en los más apartados rincones del planeta.

Los monopolios, trust y consorcios capitalistas de las naciones más desarrolladas, se apoderaron de las fuentes de materias primas de las naciones coloniales o dependientes, por lo que el desarrollo del capitalismo en un país no estaba aislado de todo el sistema en su conjunto. En ese marco, el dirigente bolchevique Lenin, aseguraba que la cadena de dominación imperialista se rompería en su eslabón más débil.

En esa misma época, el antiguo imperio ruso, dominado por la dinastía de los Romanov desde hacía 300 años, era una de las naciones más atrasadas en el sentido capitalista y, por ende, donde se generaron las condiciones para la ruptura de la cadena de dominación imperialista. Los protagonistas de esta ruptura, fueron unos pocos dirigentes revolucionarios, agrupados en una pequeña fracción del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR) denominada fracción bolchevique o mayoritaria.

PREPARACIÓN DE LA REVOLUCIÓN

En el año 1902, se consolida la división entre bolcheviques y mencheviques en sus planes políticos. Lenin publica el libro ‘¿Qué hacer?’ en el que da a conocer su método, basado en la creación de un partido de cuadros, centralizado y férreamente disciplinado para distribuir la propaganda y preparar las células en las fábricas, el campo y el ejército con la finalidad de organizar a las masas para la toma del poder político por la vía armada. Esta forma de hacer política, pasó a llamarse método leninista de organización.

Desde entonces hasta 1917, los bolcheviques se consolidaron y participaron en la política rusa con la combinación de todas las formas y métodos de lucha; a la par que eran una organización clandestina, también tenían trabajo legal para participar en las elecciones en la Duma, que era una especie de parlamento consultivo creado por el zarismo.

LA CAÍDA DEL ZARISMO

Al llegar a su último año la Primera Guerra Mundial, a la que Rusia asistió como un peón de Inglaterra y Francia, el poder del zarismo quedó reducido al aparato burocrático y algunos sectores del ejército. El hambre y las penurias causadas por la guerra, provocaron gran indignación y las masas salieron a las calles a derrocar la dinastía que los había metido en una guerra que ellos no entendían y que no representaba sus intereses.

En febrero, el Zar Nicolás Romanov abdica y el poder es asumido por un gobierno de transición. El nuevo gobierno, de carácter socialdemócrata y reformista garantizó ciertas libertades civiles y democráticas, pero continúo en la guerra y las penurias del pueblo seguían agudizándose. En ese momento entraron en escena los bolcheviques, quienes tomaron el control de los soviets y prepararon la insurrección final.

LA TOMA DEL PODER

A finales de septiembre, con el dominio de los espacios políticos y con el pueblo en la calle, el Comité Central del Partido Bolchevique ordena que comiencen los preparativos para el asalto del poder. Se crea el Comité Militar Revolucionario (CMR), en el que se entregaron armas a los obreros de las principales fábricas de la capital y se traza en absoluto secreto el plan de asalto, que consistía en el control de los teléfonos, telégrafos y ferrocarril para incomunicar y cercar al enemigo en el palacio de gobierno.

La poderosa influencia de la propaganda bolchevique en el ejército, permitió que la marina de guerra se insubordinara a sus mandos y algunos navíos como el crucero Aurora, estaban controlados por los revolucionarios. La señal para dar luz verde al plan de asalto del poder, era un cañonazo de salva de este crucero, el cual se produjo la madrugada del 7 de noviembre de 1917.

LOGROS DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

Con la victoria de los bolcheviques, se abrió por primera vez en la historia una etapa en la que quedaba demostrado en la práctica, que el pueblo era capaz de decidir y construir su propio destino sin intervención de los capitalistas. La libertad paso de ser un monopolio de las élites para ser una democracia para las mayorías.

Las reivindicaciones sociales son innumerables, todas ellas garantizadas en decretos como ‘Derechos del pueblo trabajador’ preparado por Lenin. La gratuidad de la educación, la salud y la vivienda era por primera vez un derecho de las mayorías, así como el auge de la ciencia y la técnica para el desarrollo industrial.

 

Aunque Lenin no vio estos logros por su prematura muerte en 1924, y por la violenta guerra civil en la que tuvo que intervenir contra los capitalistas; el partido de los bolcheviques, en manos de otro importante dirigente revolucionario, Iósif Stalin, dio cumplimiento estricto a los planes de Lenin para convertir a la Unión Soviética en una superpotencia mundial.

SUPERPOTENCIA SOCIALISTA

Tras la victoria en la guerra civil y la posterior muerte de Lenin, Stalin comenzó el histórico proyecto de industrialización y de colectivización de la tierra con los planes quinquenales de desarrollo de la industria pesada. Entre 1928 y 1938, la URSS pasó de ser una atrasada nación con 80 por ciento de analfabetismo, a convertirse en la segunda potencia mundial, y la primera en muchos sentidos.

La erradicación de la malaria, la creación de los satélites artificiales, los teléfonos celulares, el estudio del genoma humano para el estudio de medicinas nuevas y muchos otros logros, fueron el resultado de este proceso de industrialización.

VENCER A LOS CAPITALISTAS

Al ofrecer los balances de los planes de industrialización, Stalin advertía que Rusia se encontraba con 50 años de atraso respecto a sus rivales capitalistas y que, si no querían sucumbir como nación, deberían acortar ese medio siglo de atraso en un período breve de tiempo. En 1941, la certeza de esta advertencia quedó demostrada con la agresión de la Alemania fascista contra Rusia.

La victoria del Ejército Rojo contra los nazis en mayo de 1945, coronó los planes soviéticos. De no haber adoptado los planes de industrialización de Stalin, que también se extendían al ámbito militar, la historia del siglo XX habría sido otra con la victoria de Hitler.

LA CAÍDA DE LA URSS

Pero el maravilloso proyecto socialista del país de los soviets, llegó a un trágico final en 1989. La caída del campo socialista inició con un saboteo interno desde 1956 cuando el grupo dirigido por Nikita Jhruschev se apoderó de las riendas del Partido Comunista de la Unión Soviética y del poder del Estado. El informe secreto presentado por este grupo ante el XX Congreso del PCUS, es un elocuente testimonio de lo que sería el inicio de la restauración capitalista como proceso que concluyó Gorbachov en 1989.

ENSEÑANZAS DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

Aunque la Gran Revolución Socialista de Octubre ocurrió hace 100 años, sus enseñanzas siguen vigentes para los revolucionarios del siglo XXI. Debe tenerse en cuenta que la lucha de clases y las relaciones capitalistas poco han variado en los últimos 300 años.

El régimen de partido único y el poder económico centralizado en manos del Estado para la creación de una economía planificada, además de la lucha implacable contra los enemigos del Estado socialista, todo esto dirigido por la clase obrera, sigue siendo una condición indispensable para crear el socialismo.

En Venezuela, el centenario de la Revolución se celebró por todo lo alto con una gigantesca marcha en la que participaron miles de trabajadores de todos los sectores de la sociedad. Particularmente, en el estado Lara, hubo actividades culturales y políticas como la realizada en la Casa del Proletariado Organizado de Barquisimeto, denominada ‘100 por 100. Cien poemas por los cien años de la Revolución de Octubre’.

ALEJANDRO GIL RIVERO

CIUDAD BQTO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*