miércoles , septiembre 19 2018
Inicio / De Interés / Aniversario Ciudad BQTO / Las patriotas anónimas que no abandonan su compromiso con el futuro

Las patriotas anónimas que no abandonan su compromiso con el futuro

 

Las educadoras han sido ejemplo en la lucha contra la agresión económica FOTOS CORTESÍA

Durante estos tres años de existencia del periódico Ciudad BQTO, el equipo de reporteros hemos sido testigos, no solo del padecimiento del pueblo venezolano ante una agresión económica sin precedentes, también hemos observado el valor, el estoicismo y el compromiso de un pueblo que cree en su futuro y lucha por sus sueños.

Centenares son los héroes anónimos de la patria, quienes han preferido sacrificar su bienestar antes que abandonar sus deberes. Como en todas las guerras, en esta agresión económica, cultural, política, mediática y social, el protagonismo es de los ‘patriotas desconocidos’, quienes, con su moral inquebrantable y la convicción de defender una causa justa, vencen todos los obstáculos. En esta oportunidad, mostramos a los lectores algunas de esas heroínas de la patria, las educadoras.

Durante el ataque contra la República y contra el pueblo venezolano, las mujeres han sufrido la peor parte de las consecuencias del acaparamiento y la inflación de precios por parte de los comerciantes y empresario inescrupulosos. El gremio docente, principalmente femenino, fue golpeado por la tragedia del día a día. A los salarios insuficientes para mantener a sus familias en condiciones mínimas, el problema del transporte y los servicios, se le sumó la precariedad económica de los niños. ¿Qué motivó a estas patriotas a mantenerse firmes?

UN COMPROMISO QUE VA MÁS ALLÁ DE LO ECONÓMICO

Una de estas patriotas es Melithza Echeverría, profesora de Química en la Unidad Educativa Nacional ‘Hermano Juan’ de la parroquia Juan de Villegas. Para ella, quedarse al lado de sus estudiantes a pesar de todas las dificultades diarias, va más allá de un tema económico.

“Para mí, lo más importantes es el amor a la patria, el impulso y la intención de querer ser productiva en el país que me dio la oportunidad de crecer profesionalmente y a quien le debo todo lo que soy”, explica y agrega que la solución no es abandonar un puesto de trabajo, sino generar las propuestas necesarias para superar las dificultades.

Resalta que no ha sido fácil y que los problemas son muchos, “es necesario sortear muchos obstáculos cada día para poder cumplir el objetivo, que es llegar al aula para compartir conocimientos con los estudiantes”.

Enumera los problemas domésticos que se le han presentado: “pensar qué vamos a comer antes de salir y al llegar de la jornada; administrar los recursos para poder movilizarnos: el efectivo para el pasaje (los que no tienen vehículos) y el problema de los insumos para los que si lo poseen. Son realidades que superan por mucho el salario que recibimos, es la situación continua que vivimos los docentes para abordar las aulas, pero, por encima de todo eso, prevalece el amor a la patria para continuar”.

VALE LA PENA

Echeverría asegura que todos los sacrificios valen la pena. Para ella, no se trata de una profesión cualquiera, sino la de educar a los seres humanos que llevarán las riendas del país dentro de pocos años. El futuro, explica, no se puede abandonar por una simple crisis pasajera.

Esta opinión comienza a generalizarse entre muchos trabajadores. Las medidas del Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica emprendidos por el presidente de la República, Nicolás Maduro, se han convertido en una gran esperanza a la que se aferran los profesionales que se han mantenido firmes en sus labores.

“Yo considero mi profesión no como un sacrificio, sino que la veo desde el punto de vista del servicio y eso es lo que me ha mantenido en las aulas”, asevera y pide a sus colegas mantenerse firmes y no abandonar, lo mismo que a los padres y representantes, puesto que ya viene ‘la luz al final del túnel’. “Sé que es difícil pedirlo porque la crisis ha afectado de distintas maneras a cada familia, pero la única alternativa es mantenerse y resistir. De ello depende la soberanía y la libertad de ejercer con propiedad directa nuestro deber”.

‘COMO SEA LLEGO A MI SITIO DE TRABAJO’

Otra de las patriotas que destaca por su compromiso, es la profesora de educación inicial, Rosa Giler, quien asegura que el amor al trabajo es uno de los pilares que la mantienen en el país ejerciendo su profesión. “A pesar de la crisis inducida que estamos viviendo, no he faltado ni un solo día al aula, como sea llego a mi sitio de trabajo. Durante las guarimbas me las ingenié, pero allí estuve”, asegura con orgullo.

La otra razón por la que decidió quedarse a pesar de los embates de la crisis, fue el “compromiso con el proyecto de país, que somos nosotros quienes lo construimos a diario con nuestro trabajo y la educación es muy importante por ella es la base de la sociedad, de ella depende que tengamos ciudadanos ejemplares y comprometidos con el país”.

ANTE LAS DIFICULTADES, HAY QUE CRECERSE

Giler, quien labora en la escuela Stella Cechini del centro de Barquisimeto, cuenta que ha vivido episodios muy duros, tanto en lo personal como en lo profesional. Relata que no han sido pocas las veces que los representantes le informan que no pueden enviar a sus niños al aula por falta de recursos, “y de paso, en el comedor hubo un robo que empeoró las cosas”.

Pero los venezolanos, prosigue, “nos crecemos ante las dificultades. Nos organizamos de tal manera que, los representantes se ayudaban mutuamente para que ningún niño faltara al aula, además que nos turnamos en la vigilancia del comedor y preparamos los huertos escolares, donde los niños aprenden a valorar la importancia de la producción”.

El ejemplo de estas dos educadoras, es apenas una muestra del compromiso de los millones de patriotas que han enfrentado con coraje y conciencia, una de las peores agresiones contra Venezuela en su historia. Personas sencillas que, en suma, se han convertido en las protagonistas de esta historia de lucha por la soberanía y la autodeterminación de toda una nación, ellas son las heroínas de la patria.

ALEJANDRO GIL RIVERO l CIUDAD BQTO

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*