domingo , octubre 21 2018
Inicio / Trabajos Especiales / ¿Neocolonialismo o independencia? la batalla en la ONU

¿Neocolonialismo o independencia? la batalla en la ONU

Presidente Maduro fue contundente en su mensaje en la ONU FOTOS CORTESÍA

Con una fuerte fraseología y con marcadas tendencias ideológicas, se desarrollaron los discursos durante la 73° Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada en la ciudad norteamericana de Nueva York. Especialmente entre los representantes de los países latinoamericanos, se demarcaron dos tendencias totalmente irreconciliables: la doctrina Monroe y el bolivarianismo.

Los países serviles a los intereses de Estados Unidos, manifestaron su hostilidad hacia los proyectos que abandera la izquierda latinoamericana. Estos últimos, por su parte, denunciaron las pretensiones de la Casa Blanca por apoderarse de los recursos de las naciones hispanoamericanas por medio de la violencia e incluso de las agresiones militares.

La pauta de las naciones pro Washington, fue marcada sin ambages por el propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. En un discurso, visiblemente similar a los usados durante la guerra fría a mediados del pasado siglo XX, invocó a James Monroe, quinto presidente de la nación norteamericana y quien se hizo famoso por su célebre frase ‘América para los americanos’.

QUÉ ES LA DOCTRINA MONROE

Esa famosa frase de Monroe, sirvió como base a una de las doctrinas que ha consistido en la legalidad del saqueo y neocolonialismo de Estados Unidos contra los pueblos de América Latina. En la cultura occidental, el gentilicio estadounidense es denominado ‘americano’ (aun siendo ellos solo una parte del continente). De ello, la frase se entiende como ‘América para los EEUU’.

Más allá del significado etimológico de esta frase, la política exterior de esa potencia hacia América Latina desde el siglo XIX hasta el presente, la ha ratificado plenamente. Invasiones, golpes de Estado, dictaduras, saboteos, chantajes, presión, bloqueos y una larga lista de crímenes que han causado decenas de miles de muertes, han creado un rechazo generalizado hacia la política estadounidense en todo el subcontinente, excepto en algunas oligarquías que hoy son dueñas del poder en varios países de la región.

La doctrina Monroe es la justificación del sometimiento de América Latina por parte de EEUU

La Doctrina Monroe, consiste en luchar contra la injerencia de países de otros continentes en Latinoamérica. Cualquier negocio, acuerdo o relación con un país europeo o asiático, debe estar monitoreada y aprobada por Washington, de lo contrario, el gobierno que no obedezca, es derrocado por cualquier vía. La Doctrina Monroe se invocó en la guerra de EEUU contra España para arrebatarle Cuba y Puerto Rico a esa nación. Pero también se invocó durante la Guerra Fría para evitar la llegada del comunismo a los pueblos de la región.

“Aquí en el hemisferio occidental estamos comprometidos a mantener nuestra independencia de la intrusión de potencias extranjeras expansionistas. Ha sido una política formal de nuestro país desde el presidente Monroe, que rechacemos la interferencia de naciones extranjeras en el hemisferio”, fueron las palabras de Trump.

EN ESE MISMO BANDO

Identificados con la posición de Washington, los gobiernos satélites de la región no perdieron tiempo en enfilar sus ataques a Venezuela, que en la actualidad representa junto a Cuba, el pilar de la multipolaridad frente al modelo único que pretende imponer EEUU.

Base naval de Guantánamo donde EEUU tortura y mantiene secuestradas a decenas de personas

En ese marco, los gobiernos de Argentina, Colombia, Perú, Paraguay  y Chile, junto a Canadá, anunciaron que llevarán a Venezuela a la Corte Penal Internacional por lo que ellos han insistido en llamar ‘violación a los derechos humanos’. La hostilidad de los representantes de algunos de estos gobiernos en la Asamblea General, denunciaron voceros venezolanos, demuestra desesperación ante una orden que han recibido de sus dueños.

El canciller venezolano Jorge Arreaza, se mofaba del gobierno de Colombia, solicitando públicamente a Washington que le diera permiso al canciller neogranadino para reunirse a tratar asuntos bilaterales con su vecina, esto con referencia a una reunión de EEUU y Colombia para tratar asuntos de la migración venezolana, en la que, paradójicamente, estaba prohibida la presencia de algún representante de Venezuela.

LA POTENTE VOZ BOLIVARIANA

Pero el derecho a la dignidad, autodeterminación, a la soberanía y a la independencia de los pueblos latinoamericanos, fue contundentemente defendida por mandatarios que encarnan el sentir de los pueblos. Evo Morales fue el primero que condenó la postura Monroe, señalando la inalienable determinación de los latinoamericanos a darse el sistema de gobierno que mejor se adapte a su cultura.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, también se manifestó con contundencia. Rechazó las afirmaciones de Trump de que el socialismo y el comunismo, son los culpables de las calamidades del mundo de hoy. Al contrario, Díaz-Canel denunció que el hambre, la miseria, las guerras y la pobreza, son obra del imperialismo, el capitalismo y el neoliberalismo.

EL TURNO DE MADURO

Pero las más contundentes declaraciones, fueron las del presidente Venezolano Nicolás Maduro. En uno de los discursos más esperados, el primer mandatario, con voz firme, anunció: “Traigo la voz de una patria que se ha negado a rendirse ante la injusticia de los imperios, ayer esclavistas y coloniales, hoy igualmente esclavistas y neocoloniales”.

El bolivarianismo es la doctrina de la independencia y la libre autodeterminación de los pueblos

El discurso de Maduro de inmediato caló en los sentimientos latinoamericanos. Las redes sociales explotaron a medida que evocaba la lucha de los pueblos indígenas en resistencia, la lucha por la unidad de América Latina y las proféticas condenas del Libertador Simón Bolívar contra Estados Unidos.

“Es el conflicto entre la doctrina imperial y colonialista frente a la doctrina republicana de liberación de nuestro Libertador Simón Bolívar”, dijo, haciendo referencia a las palabras de Trump anteriormente citadas.

Entre otras cosas, denunció las agresiones contra Venezuela que han arreciado los últimos años hasta el punto de que algunos gobiernos son partidarios de una intervención militar: “Hoy Venezuela es víctima de una agresión permanente en lo económico, en lo político y en lo mediático por parte de quienes gobiernan en EEUU, enarbolando la doctrina Monroe para justificar la agresión contra nuestra amada patria”.

El momento político en América Latina se balancea entre estas dos tendencias. Esa situación tiene al continente al borde de una guerra sin precedentes que se desataría, si llegara a producirse una agresión militar contra Venezuela. Mientras tanto, el presidente Maduro ratificó su llamado a la paz, al entendimiento y a la diplomacia.

Texto: Alejandro Gil Rivero/Ciudad Bqto

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*