domingo , agosto 18 2019
Inicio / Archivo / CUANDO EL SUEÑO ES EL TECHO…

CUANDO EL SUEÑO ES EL TECHO…

FOTO REFERENCIAL

Cuando se tiene un sueño, se tiene el interés de alcanzarlo y ante cualquier eventualidad la perseverancia mantiene viva la posibilidad de lograrlo, bajo esta condición la organización popular construye el ideal de conformar un viviendo venezolano, como opción para optar por una vivienda de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV).

Son muchas las historias de lucha y esperanza de familias larenses, que acuden a  gestionar una vivienda digna, como fue calificada este tipo de estructura por el comandante Hugo Chávez, quien concibió esta novedosa solución ante el  drama que significaba para cualquier venezolano obtener por parte del Estado una casa propia.

Luego de avanzar en la concepción del proyecto, que involucra la construcción masiva de casas y edificios en todo el país, se inicia la fase de asignación y la estrategia era definir el modo de organización gubernamental, popular y equitativa para adjudicar los inmuebles, nace entonces, el concepto de conformar los Viviendos Venezolanos, que no es más que un grupo de personas unidas con el fin común de obtener una casa digna para su familia.

Pero no es solo conformar esta estructura social, el viviendo venezolano va mas allá, es la unión, compenetración y el compromiso de estas familias con la GMVV que le permite establecer un nivel alto de organización que se traduce en la disposición de establecer normas de convivencia, comisiones de trabajo, de formación y funcionamiento a lo interno en el propio terreno.

Con esta organización direccionada desde el Estado Venezolano, a través de los entes ejecutores y aplicada por los viviendos que hacen vida en estas zonas,  las familias larenses debidamente censadas y asignadas en los espacios correspondientes, donde el compromiso es conectarse y establecer responsabilidades relativas a la supervisión y mantenimiento del terreno  ya que en estas áreas se realizan  semanalmente asambleas populares y jornadas de formación social.

En la actualidad nuestra entidad federal cuenta con 184 viviendos venezolanos conformados, los mismos están siendo monitoreados a través de los diversos entes ejecutores siguiendo las políticas del Ministerio del Poder Popular para Hábitat y Vivienda, ente encargado de llevar la GMVV.

Con toda la estructura definida, las familias logran la conformación del viviendo y desde ahí comienza su recorrido hacia la ejecución del urbanismo, la asignación del inmueble y la adjudicación de la vivienda, en esta trayectoria el viviendo atraviesa muchas vicisitudes, pero la esperanza y la fe de tener una casa propia sobrepasa cualquier eventualidad y comprenden finalmente que deben mantenerse unidos en su lucha para logras sus objetivos.

En la generalidad diaria los viviendos se unen y se fortalecen a lo interno, se establecen nexos sociales, porque se reconocen como vecinos y vecinas que van a convivir por muchos años en el urbanismo, de ahí surgen eventos, fechas, celebraciones en las que todos participan a la espera del momento de la entrega,  cuando la llamada llega y el día los vuelve a convocar, con la alegría de la adjudicación y la unión de toda la familia.

Cuando se alcanza la fecha esperada, son muchas  lágrimas que asoman en los ojos de aquellas personas, que pese a que muchos les insistían que el proyecto habitacional nunca llegaría al término, siguieron creyendo en el gobierno revolucionario, que no dejo de trabajar y buscar alternativas para avanzar en la ejecución de las obras, a pesar de la situación económica y la dificultad para adquirir materiales e insumos para cumplir con los lapsos de entrega, nunca se dieron por vencidos porque el compromiso era hacer realidad los sueños de millones de venezolanos.

Comenzó la entrega y la ansiedad en los viviendos se hace presente, comienzan a revisar ubicando a los beneficiarios, todos llegan con sus familias, solo los adjudicatarios están en primera fila a la espera por las autoridades para iniciar la actividad, aunque lo que verdaderamente esperan  con ansias es la entrega de las llaves de su vivienda, esa por la cual  han luchado tanto y que significa todo en la vida de esas madres y padres de familia.

Digo que significa todo, porque para los viviendos, esa casa adjudicada es el bien material con el que ahora cuentan y precisamente esa vivienda  representa lo único  que le van a dejar a su descendencia, entonces sienten una gran satisfacción por el logro alcanzado y no dejan de agradecer la bendición de tener un techo propio, que ahora le brinda seguridad y estabilidad a su núcleo familiar.

Cuando esa meta se alcanza, no se puede describir lo que se siente, es una alegría que desborda, llegan los recuerdos de ese primer día, cuando se conformo aquel viviendo, la base del proceso, la esencia de la Gran Misión Vivienda Venezuela, el inicio de la lucha y la articulación social con los entes involucrados, que finalmente llega a su fin cuando una familia recibe sus llaves y se muda a su vivienda propia.

No importa cuánto se haya esperado, ya el tiempo no vale nada cuando tienes ese hermoso presente frente a ti, cambia tu vida, las perspectivas son otras, es una mejor calidad de vida la que estás ofreciendo a tu familia y seres queridos, de pronto caes en cuenta, que la lucha valió la pena,  es un realidad inmensa, se comprende que tenemos un Estado que nos provee con beneficios para dignificar la vida de millones de venezolanos, que no se rindieron y nunca dejaron de creer en un sistema socialista y humanista donde se respetan las necesidades básicas del ser humano.

MARÍA EUGENIA BONACCI

PRENSA-FUNREVI

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*