viernes , junio 5 2020
Inicio / Trabajos Especiales / SABEMOS QUE NO ES TAN SENCILLO PERO… ¡QUÉDATE EN CASA!

SABEMOS QUE NO ES TAN SENCILLO PERO… ¡QUÉDATE EN CASA!

La sicóloga Rosalyn Figueroa te ofrece unas recomendaciones para que tu cuarentena esté llena de tranquilidad, para que tengas la sabiduría y la fortaleza, y las transmitas al resto de tu núcleo familiar:

Llegó el día en el que no puedes estar cerca de manera física pero cuanto puedes acercar tu corazón a ese, o a eso que realmente NECESITAS.

QUÉDATE EN CASA ha resultado difícil para algunos. Aunque lo realmente complicado es que QUÉDARSE EN CASA no fue una decisión propia, no estaba en los planes, surgió y es un Plan Estratégico para detener la propagación de un Terrible Virus que ha cobrado muchas vidas en el Mundo, nos ha robado paz y tranquilidad, y la gran mayoría de la población mundial lo único que debe hacer es QUEDARSE EN CASA.

      En este contexto, los llamados principalmente a cumplir y hacer cumplir esta importante Medida Preventiva son los  adultos, pero un adulto plenamente consciente de la necesidad imperante que tiene el mundo de QUEDARSE EN CASA.

   Para lograrlo  te recomendamos lo siguiente.

1)  Estar Emocionalmente Conectado con lo Positivo  (habrán días de intensa angustia así que toma una media hora para llorar, hablar con alguien de confianza acerca de tus miedos, actualizarse en las noticias del día y luego toma la decisión de volver a conectarte con cosas positivas pues en estos momentos un estado depresivo es lo peor.

2.  Planifícate: haz un plan diario donde organices tiempo y actividades, eso ayudará a ti y a los tuyos.

     3. Juego diario  con tus hijos, eso los regulará emocionalmente (el juego es el modo de expresión de los niños) y a ti te recargará energías. Sino tienes hijos busca chistes, juegos, que te ayuden a hacer risoterapia diaria.

4. Llama y escribe. Que nadie importante se escape de saber lo importante que es para ti.

5. Dedícate media hora, haz ejercicios de respiración, busca tiempo a solas, escribe, escucha música y baila, duerme, haz lo que te cause bienestar.

6. Reza, ora, pide, conectarte con fuerzas supremas. Encontrarás paz al poner tus esperanzas y miedos en Dios.

Si pasó el día y lo lograste, sonríe pues aunque no lo creas están haciendo muchísimo por la humanidad al quedarte en casa. Cada mínimo acto impacta en la vida de todos. Esa es tu batalla y debes ganarla.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*