miércoles , mayo 5 2021
Noticias Destacadas
Inicio / De Interés / CONOCE POR QUÉ LAS PERSONAS SUBEN AL CERRO LA CRUZ/ Un volcán años atrás pudo causar un desastre en la ciudad crepuscular

CONOCE POR QUÉ LAS PERSONAS SUBEN AL CERRO LA CRUZ/ Un volcán años atrás pudo causar un desastre en la ciudad crepuscular

Para muchos barquismetanos, seguidores fervientes de la gracia y presencia del Señor Jesucristo, subir particularmente en Semana Santa al Cerro La Cruz, ubicado al norte de la ciudad crepuscular, específicamente en Brisas del Tromplillo se ha vuelto una tradición que parte de años atrás.

Muchas son las personas que suben kilómetros hasta llegar a la cruz, un camino un tanto espinoso y con muchos obstáculos llamados espinas, que inclusive se pueden incrustar en tus zapatos, a eso le puedes sumar el cerro inclinado, las tunas que parten de los arbustos, los huecos considerables al escalar e ir subiendo en un camino estrecho, y por supuesto, la sed inagotable que posiblemente te dará; todo, con el firme propósito de llegar hasta esta punta donde se origina y se percibe la cruz de hierro.

El significado que las personas le dan, parte de sentir de muy cerca lo que Jesucristo pudo vivir en la Cruz, que aunque en nada se compara al sufrimiento vivido al estar allí pagando por los pecados de la humanidad, el pueblo puede sentir con más fervor la presencia de Dios, eso es lo que piensa Luis Yepez, habitante de la comunidad Barrio Unión, quien expresa que al estar allí, ve las maravillas creadas por Dios, la naturaleza expandida donde desde las alturas se puede apreciar la ciudad.

El viento sopla, el frío brota y el sol con sus destellos ilumina con más intensidad el cerro. Para el joven David Freitez antes de subir, puedes sentir que es inalcanzable, que no puedes escalar, que el camino es pesado y que te puedes cansar, sin embargo, el trajo a su mente lo que cita la Biblia en Josué capítulo uno versículo nueve «Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas».

Esto según manifiesta Freitez, lo impulsó a seguir viendo la cruz y el querer llegar allí, en el lugar de la meta ya trazada. «Muchos les gusta subir por subir, pero otros queremos llegar hasta el Cerro La Cruz para clamar e interceder por la humanidad», expresó.

Con motivo de la pandemia que aqueja al mundo en general, la personas también aprovechan de orar y clamar por liberación, sanación y restauración partiendo de un sentir, de un amor que nace en cada corazón.

Origen del Cerro la Cruz

Yendo un poco más allá, y datallando el origen que algunos le dan, el señor Wilfredo Túa, habitante de la comunidad Barrio Unión, nos contó que desde hace años, que parten de más de 55, le han contado la historia de cómo se originó colocar la cruz en este cerro.

El narra que para esa época, desconociendo con exactitud el tiempo, existía mucho temor en cuanto a los fenómenos naturales que estaban aconteciendo: temblores, calor exhaustivo y demás, comenzaron a tornar la palabra miedo en las mentes de los pobladores, a tal punto de pensar que en ese lugar (el cerro), había un volcán que podría estallar, eruccinar y ocasionar una tragedia en el centro de la ciudad barquismetana.

Por tanto, como parte de la solución expuesta, estaba la de un sacerdote de la Iglesia Juan Bautista la Salle ubicada en la carrera seis con calle siete de Barrio Unión, donde mediante una cognitiva religiosa, acompañada con el pueblo para realizar una peregrinación en el cerro la cruz, accionaron con oración y súplica para que ese fenómeno del volcán, no ocurriese y de ahí, nació la propuesta de colocar una cruz como símbolo o agradecimiento.

«En principio hicieron una cruz de madera, pero un fanático religioso subió y la dañó toda, y eso le causó un impacto a la comunidad y de allí, alguien se ofreció hacer la cruz de metal y entre muchos la hicieron y la colocaron», detalla Túa.

Al modo que, eso fuese una señal que Dios se manifestara en el lugar, y no permitiera la erupción del volcán, según nos relata. «Desde entonces esa manifestación popular se hizo fuerte y comenzó la tradición en Semana Santa y la gente que conocía de ella, venía a cantar, hablar con Dios y hasta la actualidad eso se mantiene».

«Muchos que no van a la playa, a los ríos, o algún sitio turístico, vienen acá y se siente como si renovaramos fuerzas como la del águila. Nos sentimos libres; nos sentimos agradecidos con la presencia de Dios».

Esta, al igual que muchas otras, son las costumbres, creencias, tradiciones que adoptan las personas en Semana Santa, y lo más importante, recuerdan la venida, muerte y resurrección de Jesucristo.

Daniela Pérez Rosendo

Acerca de Joselyn Figueroa

A %d blogueros les gusta esto: