jueves , junio 17 2021
Noticias Destacadas
Inicio / De Interés / ABRE Y RECIBE TU REGALO/ Madres fuera de serie, desprendidas y abnegadas

ABRE Y RECIBE TU REGALO/ Madres fuera de serie, desprendidas y abnegadas

Un instinto; una corazonada; un amor único, especial e incondicional.

Mamá, son tan solo cuatro letras pero con un gran peso y valor. Son nueve meses el límite a la hora de dar a luz, específicamente de 38 a 40 semanas; es un proceso un tanto doloroso, pero dulce y esperanzador.

Los primeros meses, comes todo lo que quieras, ya, y a medida que avanza el proceso de gestación, todo cambia. Quizás ya no es lo que tú quieras comer, sino lo que el bebé (vida que está creciendo dentro de ti), quiera comer.

Ya no es la posición (a la hora de dormir), que quieras. Ya no es el mismo trote, o ritmo de vida que estabas acostumbrada, en fin, cada mujer pasa este proceso con una experiencia única y especial. Unas tienen un hijo, otras dos, tres, cuatro, cinco, seis, inclusive más. ¿Cuántos tienes tú?

Hay mamás que les ha tocado criar a sus hijos solas, por equis circunstancia. Otras, cuentan con el apoyo de su pareja o esposo. Hay quienes planificaron tener a sus hijos; sin embargo, esto no se repite para todas las historias. Unas, no se cuidaron o se confiaron; hay mujeres que vivieron situaciones particulares y les tocó ser mamás a la fuerza.

Mujeres que tuvieron un parto natural o por cesárea; quizás, algunas se asustaron, cuando no dilataron, sea cual sea la situación, sigue siendo el mejor momento cuando tienes al bebé en tus brazos, lo ves crecer y lo ayudas en su formación.

Es un privilegio que da Dios, el hecho que seas mujer, y seas portadora de dar vida. Es un regalo que recibiste, y sabes ¿por qué? porque eres una madre fuera de serie; haces miles y miles de cosas, y aún así, siempre tienes tiempo para todo, y más, para dar tu amor único e incondicional.

Y a ti, hijo, valora a tu mamá y agradece a Dios por ella, tienes muchas razones, y sabes ¿por qué? Porque es…

Aquella que se desvela esperando tu llegada.

– Aquella que se preocupa por tu salud.

– Aquella que te abriga cuando tienes frío.

– Aquella que se mantiene de pie, solo por verte feliz.

– Aquella que se esfuerza, no importando las horas que tenga que trabajar.

– Aquella que en ocasiones se siente sola, y aún así, no dice nada.

– Aquella que siempre va a querer escucharte, aunque esté cansada.

-Aquella que se mantiene en constante oración, para que Dios te guarde, y así, todo te salga bien.

Y sobran las razones por la cual agradecer…


Ama, quiere y valora a tu mamá, recuerda que muchos, no cuentan con ese privilegio. Y a ti, madre, agradece a Dios por tus hijos.

¡Feliz día mamá!

Daniela Pérez Rosendo

Acerca de Joselyn Figueroa

Síguenos en:

A %d blogueros les gusta esto: